Oro: Tras derrota inesperada, EEUU busca dar giro positivo

Jurgen Klinsmann se dirigió al cuarto en el sótano del Georgia Dome, sin lucir demasiado preocupado sobre la derrota más inesperada en la historia de la selección de fútbol de Estados Unidos.

Sin embargo, el técnico se sentía decepcionado de que su equipo no haya avanzado a la final de la Copa Oro del domingo, tras haber sido vencido por una isla nación de 2,9 millones de habitantes que es más conocida por Usain Bolt y algunos de los mejores velocistas olímpicos del mundo.

"Es desafortunado, pero esa es la realidad", lamentó Klinsmann. "Es difícil de asimilar".

Más que eso, la derrota de 2-1 ante Jamaica en las semifinales de la Copa Oro el miércoles fue un duro recordatorio de que Klinsmann, que está cerca de cumplir cuatro años al frente de la selección estadounidense, aún debe rescatar al equipo nacional de la periferia de la contienda internacional para convertirlo en una potencia hecha y derecha.

El alemán produjo para Estados Unidos un título de Copa Oro en 2013 y una inspirada actuación hasta la ronda de eliminación el año pasado en la Copa del Mundo en Brasil. Pero en un mundo de constante exigencia de resultados, el sorprendente revés ante los Reggae Boyz mostró que permanencia de Klinsmann sigue siendo un trabajo en elaboración.

Los estadounidenses enfrentarán a Panamá en el duelo por el tercer lugar de la Copa Oro el sábado en los suburbios de Filadelfia, encuentro que el técnico visualiza como el primer paso para darle un giro a la situación.

"Se trata de cerrar con estilo frente a nuestros aficionados", dijo Klinsmann. "Necesitamos jugar con la actitud correcta".

Luego de la Copa Oro, la atención se centrará en la etapa de clasificación olímpica en las primeras dos semanas de octubre y un partido de playoff de la CONCACAF el 9 de octubre por un boleto para la Copa Confederaciones de 2017. Los estadounidenses jugarán ante el ganador de la final del domingo entre México y Jamaica, y quien gane el playoff obtendrá un lugar en el evento más importante que sirve como preparación para la próxima Copa del Mundo en Rusia.

Después del playoff de la CONCACAF y de las clasificatorias olímpicas, Estados Unidos se centrará en la clasificación para el Mundial, fase que arranca en noviembre.

"Tenemos que seguir construyendo, seguir progresando, seguir trabajando duro", declaró Klinsmann. "Luego empieza todo de nuevo".