El presidente venezolano Nicolás Maduro criticó el jueves a su colega estadounidense Barack Obama, afirmando que el verdadero poder en Estados Unidos lo tiene la Agencia de Seguridad Nacional, el Pentágono, la CIA y el Departamento de Estado, al referirse a un supuesto complot en su contra en territorio norteamericano, que según dijo lo obligó suspender su viaje a la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

"Hoy salió una declaración, sin autor, del Departamento de Estado, dice: 'Un portavoz que pidió el anonimato', dice, 'que los Estados Unidos jamás se involucraría en un plan contra Nicolás Maduro''', dijo el mandatario venezolano, quien ironizó: "¡Te vamos a creer, oyeron, ya le creímos!".

"Yo en este caso diría que el presidente Obama está preso de los poderes verdaderos de los Estados Unidos", dijo Maduro por televisión desde el palacio de gobierno de Caracas el jueves en la noche.

"La NSA (siglas en inglés de la Agencia de Seguridad Nacional), el Pentágono, la CIA, el Departamento de Estado son los verdaderos poderes... (además de) empresas, el complejo militar industrial, financiero, mediático que gobierna los Estados Unidos... (son) los mismos apellidos, los mismos grupos de poder que ponen y quitan presidentes, que ponen y quitan secretarios de Defensa, secretarios de Estado, secretarios de Comercio, jefes de la CIA, no lo pone el presidente Obama , el presidente Obama está atrapado por esa fuerza", insistió.

Maduro ha dicho en repetidas ocasiones que piensa "¿es tan débil el presidente Obama que toman decisiones por él en Estados Unidos de matar a un Jefe de Estado de América Latina sin que lo sepa? ¿O es que es tan débil que sí sabe que hay instancias del poder de Estados Unidos que han decidido asesinarme y él no los puede detener?".

Tras su regreso a Caracas el miércoles procedente de la capital china, Maduro denunció que tomó la decisión de no asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas tras enterarse que había "dos provocaciones contra mí en Nueva York, dos provocaciones graves, una más grave que la otra", destacó.

"En Vancouver (Canadá) evaluamos en detalle la información que me llevaron", indicó la víspera. "Pudiera haber dos escenarios, que el gobierno estadounidense sabe y la debilidad del gobierno de (Barack) Obama no les permite tomar acciones para que no se ejecuten estas provocaciones. Pareciera imposible creer que el presidente Obama esté enterado y deje que se den".

"Por eso nadie dijo nada (pese la gravedad de denuncia), era para que salieran ahí mismo (a declarar)", expresó.

Afirmó que funcionarios estadounidenses "tienen miedo de hasta donde sabemos nosotros, y sabemos mucho; pero vamos a proteger a toda la gente que colabora con Venezuela por la paz en nuestro país y por el derecho que tenemos de vivir... nadie está facultado aquí, sobre quién debe vivir o quién debe morir, sólo Dios".

Reiteró el jueves que una esas provocaciones tenía que ver con crear tensión a través de los medios internacionales y la otra estaba relacionada con "afectar" su integridad física.

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales, durante una breve escala el jueves en Caracas procedente de Nueva York, acusó a Estados Unidos de "no ofrecer seguridad para nosotros" a la hora de acudir a Naciones Unidas y de ejercer "chantajes con el tema de las visas".

Insistió en su propuesta de cambiar la sede de la ONU.

"Cambiar la sede de Naciones Unidas es liberarnos del imperio", dijo Morales, acompañado de Maduro a las puertas del Palacio de Miraflores de Caracas, previo a una reunión bilateral.

Morales manifestó que la sede de la ONU debe estar en un "estado donde hayan aprobado todos los tratados" del organismo.

El líder boliviano resaltó que Estados Unidos "nunca" ha ratificado tratados relacionados "con los derechos humanos" o en materia ambiental.

Denunció que Washington no garantiza visas ni sobrevuelos a los representantes de los países miembros de Naciones Unidas, en particular de "presidentes que no compartimos con el imperialismo".

"Para Obama no hay Naciones Unidas, para Obama no hay multilateralismo. Decide intervenciones como si fuera dueño del mundo", agregó, al unirse a las críticas contra su par estadounidense.

Maduro ha vinculado a los funcionarios estadounidenses Roger Noriega y Otto Reich con el supuesto complot.

En un principio la suspensión del viaje del gobernante venezolano a la sede de la ONU fue atribuida a "graves problemas" en el proceso de obtener permiso para que su avión sobrevolara el espacio aéreo estadounidense, según un comunicado enviado por el consulado de Venezuela en Nueva York a organizaciones sociales en Estados Unidos al que la AP tuvo acceso.

Al respecto, la embajada de Estados Unidos en Caracas expresó en un comunicado que atendió la solicitud de las autoridades venezolanas y agregó: "Tomamos en serio nuestras obligaciones como sede de varias organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas. Trabajamos en estrecha colaboración con los gobiernos para facilitar los viajes oficiales a la Asamblea General de la ONU".

Venezuela y Estados Unidos han mantenido tirantes relaciones y desde 2010 ambos países están sin embajadores.

Sin embargo, las frecuentes fricciones no han afectado los estrechos lazos comerciales que tienen ambos países, especialmente en el área petrolera.