Panam: Rodríguez y Lasa, bronces para Uruguay en atletismo

Deborah Rodríguez comenzó con obstáculos su viaje a Toronto: Perdió el avión y no pudo llevar la bandera de su país en la inauguración de los Juegos Panamericanos.

Pero la uruguaya de 22 años no es de esas personas que se amilanan ante los contratiempos, por lo que buscó la manera de llegar a las justas. Y como ella misma pregona, tampoco le gusta pasar inadvertida.

El miércoles y contra muchos de los pronósticos, Rodríguez cronometró 56.41 segundos para atrapar la medalla de bronce en los 400 metros con vallas, prueba que ganó la estadounidense Shamier Little con un tiempo de 55.50. La local Sarah Wells se metió segunda para la plata con 56.12.

Poco después de que Rodríguez alcanzó esa inédita presea para su país, su compatriota Emiliano Lasa se hizo con el bronce, su primero en estas justas, en el salto de longitud con una marca de 8,17 metros, la cual consiguió en el segundo de seis intentos.

Dos preseas casi inesperadas que cayeron simultáneas para el país sudamericano.

Lasa, de 25 años, atrapó la medalla desde el arranque.

"Aparte terminé de saltar y me entero que Deborah también fue bronce a la misma vez", destacó. "Muy contento con esto. En el último salto se me escapó la plata, que fue el mejor y con viento positivo".

Estados Unidos hizo el 1-2 en los 400 con vallas mediante Jeff Henderson y Marquise Goodwin, al estampar respectivos saltos de 8,54 y 8,27. Goodwin es un wide receiver que juega con los Bills de Buffalo en la NFL.

Rodríguez y Lasa se abrazaron en la zona mixta, la cual se tornó en un festejo de la delegación uruguaya. La velocista, que le dio la primera presea de cualquier metal a Uruguay en esta carrera, no podía contener el llanto.

"Fue una carrera que me propuse desde el principio", dijo a los periodistas. "A pesar que no era de las favorita creo que el clima y el trabajo que nosotros hicimos me favoreció muchísimo".

Hay otro factor que también la ayudó, según dijo. Resulta que Rodríguez también corre los 800 metros y esto parece beneficiarla en la recuperación.

"No me gusta pasar desapercibida nunca", agregó.

Y pensar en lo que tuvo que superar Rodríguez para llegar a Toronto.

"Perdí el vuelo. Fue un viaje muy complicado desde el principio", recordó. "Todo estaba en contra, pero hice de algo negativo una razón para salir adelante".

"Esto me da mucha energía para prepararme en mi proceso de conseguir el pasaje a los Olímpicos de Rio de Janeiro", agregó.

Lasa hizo un paralelismo el miércoles, al señalar que con Rodríguez también había celebrado casi de manera simultánea una medalla de oro en los Juegos Sudamericanos.

"El objetivo está cumplido. Esto es un paso más para seguir. En el Mundial (de Beijing) hay que seguir preparándose", manifestó Lasa. "Es un escalón más que subimos de cara a Rio de Janeiro".