Panam: Venezuela cae ante Brasil, 2da derrota en básket

Venezuela cuenta con un equipo con varios basquetbolistas curtidos en el extranjero, en busca de mejorar su competitividad. Antes de estos Juegos Panamericanos, su entrenador dispuso una intensa sesión de entrenamiento en Madrid e incluso refinó una estrategia para comunicarse mejor con los jugadores mediante silbidos.

Pero la selección Vinotinto ha comenzado con dos derrotas su participación en Toronto, y quedó prácticamente marginada de las medallas, tras perder el miércoles 79-64 ante Brasil.

Vitor Benite anotó 14 puntos y Larry Taylor sumó 12 por Brasil.

John Cox y Néstor Colmenares sumaron 16 tantos cada uno por la selección venezolana, que al menos evitó una humillación semejante a la sufrida la víspera por Puerto Rico, vapuleado 92-56 por los propios brasileños, que encabezan provisionalmente el Grupo A, esperando lo que haga más tarde Estados Unidos ante los boricuas.

"Es muy decepcionante que hayamos sufrido la derrota, pero en realidad jugamos bien esta noche", dijo en inglés John Cox, entrevistado por los medios en la zona mixta.

¿Por qué en inglés? Pues porque el escolta se crio en Estados Unidos pese a que nació en Caracas, donde llegó a jugar su padre Chubby. John, quien milita en el Havre de la liga de Francia, jugó su primer partido con la Vinotinto en 2012.

"Mi padre jugó en Venezuela hace 24 años, luego se marchó, pero yo tengo también nacionalidad venezolana", destacó Cox, quien constituye un ejemplo de los esfuerzos hechos por Venezuela para hurgar en distintas latitudes en busca de talento que se pueda vincular con su selección. Otros casos son los de Dwight Lewis, quien debutó como profesional en Rumania, y Jhornan Zamora, quien se formó con el Valladolid de España.

Pero Cox tiene además un dato interesante en su biografía. Es primo de Kobe Bryant.

"La mamá de Kobe es hermana de mi padre", detalló. "Hubo un tiempo en que teníamos una relación muy cercana, propia de los primos. En los años recientes, estando en diferentes países, no nos comunicamos tanto".

Brasil arrancó otra vez como un vendaval, y tomó una ventaja de 17-0 en el comienzo del encuentro. Venezuela se aproximó a sólo siete unidades (56-63) cuando restaban cinco minutos del encuentro, pero por segunda noche consecutiva, la "verde-amarela" supo administrar su ventaja. La víspera, el cuadro venezolano había caído ante el estadounidense.

"Defensivamente estuvimos por debajo de nuestro nivel y es muy complicado", reconoció el entrenador de Venezuela, Néstor García. "Con este trabajo defensivo y con tan poca efectividad como la que mostramos al comienzo no hemos podido lograr nuestro objetivo".

El argentino García llama la atención de muchos espectadores por dirigir constantes silbidos a sus jugadores durante los encuentros.

"Al lado de la cancha uno muchas veces no puede hablar, ni gritar", explicó. "Depende del chiflido, indicamos si hay que presionar o vamos para atrás".

Asegura que la técnica de comunicación se aplica desde hace tiempo. ¿Dio resultados el miércoles?

"Bueno, los jugadores sólo a veces entienden", precisó García.