Rumania prohíbe símbolos fascistas y negar el Holocausto

El presidente de Rumania promulgó una ley que castiga la negación del Holocausto y el fomento del Movimiento Legionario fascista con sentencias de hasta tres años en prisión.

El presidente Klaus Iohannis firmó el miércoles enmiendas a una legislación existente, aprobadas el mes pasado por el Parlamento.

La legislación también prohíbe organizaciones y símbolos fascistas, racistas, xenofóbicos, y promover a personas culpables de crímenes contra la humanidad. Las sentencias serán de hasta tres años de prisión.

La negación del Holocausto se refiere a negar la participación de Rumania en el exterminio de judíos y romaníes entre 1940 y 1944. Alrededor de 280.000 judíos y 11.000 romaníes, o gitanos, fueron asesinados durante el régimen pro-fascista del dictador Marshal Ion Antonescu.

Rumania tiene pocos grupos radicales de derecha como Noua Dreapta, que podría verse afectado por la ley.