EEUU: Ley renovaría decenas de deducciones fiscales

Negocios grandes y pequeños podrían seguir aplicando decenas de deducciones fiscales que expiraron a inicios del año, bajo una iniciativa de ley que fue aprobada el martes por mayoría en la Comisión de Finanzas del Senado.

Propietarios de vivienda que pasan apuros económicos y personas que viven en estados sin impuesto estatal sobre la renta podrían también conservar sus deducciones fiscales.

La ley prorrogaría más de 50 créditos fiscales, exenciones y deducciones durante todo 2016, más allá de la próxima elección presidencial. Sumaría 95.000 millones de dólares al déficit presupuestal en el transcurso de la siguiente década, según la Comisión Conjunta sobre Tributación, organismo no partidista que proporciona cálculos oficiales al Congreso.

"El mayor porcentaje de las extensiones en este paquete van hacia provisiones muy populares, ampliamente aplicables", dijo el senador republicano Orrin Hatch, presidente de la Comisión de Finanzas de la cámara alta.

La comisión aprobó la iniciativa de ley por 23 a 3; ahora pasa al pleno del Senado.

Entre las mayores reducciones fiscales para negocios están un crédito fiscal por investigación y desarrollo; una exención que permite a compañías financieras como bancos y sociedades de inversión blindar ganancias extranjeras para que no sean gravadas en Estados Unidos; y varias provisiones que permiten a negocios amortizar más rápidamente inversiones de capital.

Existe además un generoso crédito fiscal para la utilización de granjas eólicas y otras fuentes de energía renovable para generar electricidad.

Provisiones más reducidas incluyen créditos tributarios para productores cinematográficos, producciones teatrales, propietarios de caballos de carreras y propietarios de autos de carreras NASCAR. Existen provisiones para ayudar a productores de ron en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes.

La mayor reducción fiscal para individuos permite a las personas que viven en estados sin un impuesto sobre ingresos deducir impuestos sobre la venta locales y estatales en sus declaraciones fiscales federales. Otra protege a propietarios de vivienda en apuros que obtienen una reducción de su hipoteca.

El Congreso normalmente permite que expiren las reducciones fiscales y posteriormente las renueva retroactivamente por uno o dos años.