Chile: Ex conscripto rompe pacto silencio en caso quemados

Un ex conscripto ha roto un pacto de silencio después de casi tres décadas y dijo tener detalles de la acción de una patrulla militar acusada de quemar con gasolina a dos jóvenes durante una protesta contra la dictadura militar.

Fernando Guzmán dijo a la televisión estatal que integró una de las patrullas que detuvo a manifestantes el 2 de julio de 1986 y entregó detalles a un juez sobre el llamado "Caso quemados".

En los medios judiciales y periodístico y organizaciones defensoras de los derechos humanos se ha denunciado casi permanente que existe un virtual "pacto de silencio" de ex miembros de las fuerzas armadas para no revelar los excesos cometidos bajo el régimen militar (1973-1990).

De acuerdo con el reporte televisivo la declaración del ex conscripto reabrió el caso judicial pues con la nueva información el magistrado dictaría nuevas órdenes de detención que se concretarían en los próximos días, cuyos detalles no se divulgaron. Tampoco se informó sobre cuál fue la participación de Guzmán en los hechos.

Durante una protesta en contra del régimen del general Augusto Pinochet, la patrulla militar detuvo al fotógrafo Rodrigo Rojas y a la estudiante Carmen Gloria Quintana, que fueron rociados con gasolina y se les prendió fuego. Rojas, de 19 años, murió a causa de las quemaduras y Quintana, entonces de 18, sobrevivió severamente quemada y tuvo que ser sometida a un largo tratamiento en un hospital de Canadá, donde reside hasta ahora.

El caso provocó conmoción y se registraron denuncias ante organismos defensores de los derechos humanos en Chile y el exterior. Quintana se convirtió en un símbolo de la oposición a la dictadura militar, que dejó 3.095 opositores muertos, de los cuales un millar siguen en la lista de desaparecidos.

El papa Juan Pablo II cuando visitó Chile en 1987 se encontró con Quintana y la consoló. En 1999, un juez ordenó al gobierno chileno pagarle una compensación a Quintana de 470.000 dólares.