Parlamento iraní pide 60 días para revisar acuerdo nuclear

El Parlamento de Irán necesitará "por lo menos" 60 días para revisar el texto del acuerdo alcanzado con las potencias mundiales sobre el programa nuclear iraní, dijo un legislador prominente el martes, el mismo tiempo que el Congreso estadounidense tendrá para revisar la propuesta.

Pero aunque legisladores de línea dura voten contra el pacto alcanzado la semana pasada en Viena, sus votos no serán suficientes para descarrilar una propuesta que ya fue respaldada por el líder supremo del país.

El ministro de exteriores, Mohamed Javad Zarif, quien encabezó la delegación de negociadores iraníes, remitió el texto del acuerdo a la cámara el martes. Horas después, la agencia de noticias IRNA informó que los legisladores formaron un comité especial de 15 miembros para revisarlo.

Por ley, el Parlamento tiene el derecho de rechazar cualquier acuerdo. Pero los políticos de la línea dura sólo tienen unos 60 de los 290 asientos parlamentarios, el resto pertenecen a conservadores y un puñado de legisladores reformistas.

No está claro si los legisladores iraníes discutirán y votarán el acuerdo en una sesión abierta. Estaciones oficiales de radio y televisión han transmitido en vivo votos previos sobre temas polémicos.

Hossein Naghavi, el vocero del influyente comité de seguridad nacional y política exterior de la cámara, dijo a The Associated Press que "el Parlamento necesita por lo menos 60 días para revisar el acuerdo".

"La formación de un comité especial y el proceso de revisión requiere esa cantidad de tiempo", dijo Naghavi. Sin embargo, señaló que "no hay fecha límite oficial". Eso significa que los legisladores iraníes podrían tener su voto después del Congreso de Estados Unidos.

El Consejo Superior de Seguridad Nacional de Irán, también está revisando el acuerdo.

Bajo el pacto, Irán prometió acotar su programa nuclear durante una década a cambio del retiro de sanciones internacionales valuadas en millones de dólares. Varias penalidades hacia la economía iraní, como aquellas relacionadas con los sectores energéticos y financieros, podrían ser eliminadas hacia finales de año.

Occidente ha temido durante mucho tiempo que Teherán utilice su programa nuclear para construir una bomba atómica. Irán afirma que su programa es para objetivos pacíficos, como investigación médica y regeneración energética.