Blatter debe irse ya, dice su ex rival a presidencia de FIFA

El príncipe Alí bin al Hussein quiere que Joseph Blatter renuncie ya a la presidencia de la FIFA y deje que un líder de fuera del fútbol supervise las próximas elecciones y reformas en el organismo que rige el fútbol mundial, que se ha visto asediado por el escándalo.

El ex candidato presidencial de la FIFA instó al comité ejecutivo, que se reúne el lunes, que no se apresure al marcar una fecha de elecciones anticipadas.

"El futuro de la FIFA está en juego", dijo el príncipe Alí, que fue vicepresidente del ente durante cuatro años hasta mayo, en un comunicado enviado a Associated Press. "Si se convocan elecciones en diciembre, no se producirá el cambio significativo en la cúpula de la FIFA que tanto necesitamos".

El cambio debe comenzar con la salida inmediata de Blatter, indicó el príncipe jordano en sus primeras declaraciones públicas desde el 2 de junio, cuando el asediado presidente de la FIFA anunció sus planes de renunciar, acosado por las investigaciones de corrupción en Estados Unidos y Suiza.

"La renuncia del presidente Blatter no puede aplazarse más. Debe marcharse ahora", dijo al Hussein, insistiendo en "no puede permitirse que planee su sucesión y gestione este proceso electoral".

El dramático discurso de Blatter se produjo cuatro días después de su victoria 133-73 en las elecciones de la FIFA contra el príncipe Alí, que logró votos de federaciones en los seis continentes del organismo.

Desde entonces, Blatter ha evitado actos de la FIFA celebrados en países que tienen tratado de extradición con Estados Unidos.

Blatter, que al parecer quiere seguir en el cargo tras 40 años en la FIFA, prefiere celebrar elecciones en marzo como tarde y tener tiempo para mejorar su legado haciendo reformas.

El príncipe Alí se sumó a Coca-Cola, veterana patrocinadora del Mundial, y a Transparencia Internacional, ex asesor de la FIFA, al pedir que se impida que el hombre que presidió una organización plagada de escándalos participe en el proceso de dar forma a su futuro.

Los tres prefieren que la FIFA nombre a una persona respetada y ajena al fútbol.

"Debe nombrarse un líder independiente interino para administrar el proceso de las elecciones, además de las reformas que se plantean antes de las elecciones", dijo el jordano. "Sólo una parte independiente puede asegurar que se instauran suficientes salvaguardas para asegurar un proceso robusto y un calendario significativo".

En un indicio de ruptura con los que fueran sus partidarios en la UEFA, la confederación europea de fútbol, al Husein también advirtió en contra de que la FIFA presione a sus 209 miembros para acordar unas elecciones lo antes posible.

"Ninguna fecha antes de marzo de 2016 puede justificarse", dijo.

Las normas de la FIFA requieren una campaña de cuatro meses desde el plazo límite para que los aspirantes presenten sus candidaturas.

Votar en diciembre sería injusto para miembros de la FIFA, dijo el príncipe Ali, presidente de la federación jordana desde 1999.

"Para cualquiera de las otras federaciones del mundo no sería posible presentar candidatos creíbles de nuestra comunidad", señaló. "Es su derecho absoluto formar parte de este proceso, y tener tiempo de considerar cuidadosamente el futuro sin verse presionado para unas elecciones prematuras".

En su comunicado, el príncipe jordano no aclaró si pretende volver a presentarse a la presidencia de la FIFA.

Sin embargo, en una entrevista con CNN el 2 de junio dijo que quería lo mejor para la FIFA, y que se presentaría si los miembros querían que lo hiciera. El presidente de la UEFA, Michel Platini, está considerado como favorito al puesto, pero no ha dicho que vaya a presentarse.