EEUU busca vínculos militares más profundos con Israel

El secretario estadounidense de Defensa Ash Carter dijo el domingo que no tiene expectativas de convencer a líderes israelíes de retirar su oposición al acuerdo nuclear con Irán, sino que en lugar de ello enfatizará que el acuerdo no impone límites sobre lo que Washington puede realizar para garantizar la seguridad de Israel y de los aliados árabes de Estados Unidos.

"Nuestra capacidad para llevar a cabo esa estrategia no ha cambiado", dijo Carter a reporteros a bordo de su avión en ruta a Tel Aviv.

El gobierno del presidente Barack Obama se reserva el derecho de utilizar fuerza militar contra Irán de ser necesario, agregó, aunque el acuerdo nuclear está hecho con la intención de prevenir eso resolviendo el asunto diplomáticamente.

Carter tiene agendado reunirse el lunes con el ministro israelí de Defensa Moshe Yaalon y con el primer ministro Benjamin Netanyahu el martes antes de viajar a Arabia Saudí y Jordania para consultas sobre las implicaciones del acuerdo con Irán y para evaluar el avance en la campaña regional contra el grupo extremista Estado Islámico.

Una de las bases utilizadas para el programa de entrenamiento y entrega de armas a rebeldes sirios moderados por parte de la coalición encabezada por Estados Unidos se encuentra en Jordania, y la fuerza aérea jordana ha realizado ataques contra milicianos del grupo EI en Siria. Un piloto jordano fue capturado y asesinado por los extremistas islámicos.

Netanyahu ha criticado duramente el acuerdo nuclear con Irán, afirmando que abre el camino para que Irán construya armas nucleares que amenazarían la existencia de Israel y a la postre menguarían la seguridad de Estados Unidos y la seguridad global.

"No voy a cambiar la manera de pensar de nadie en Israel", dijo Carter en la entrevista. "Podemos estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo".

En sus declaraciones, Carter mencionó reiteradamente que el acuerdo con Irán no contiene limitaciones a la estrategia de defensa de Estados Unidos o a su presencia militar en Medio Oriente, la cual incluye aviones de combate, un portaaviones y decenas de miles de soldados.

El funcionario, sin embargo, no dio indicios de que el Pentágono esté planeando movimientos de inmediato para reforzar esa presencia, la cual está apuntalada por la Quinta Flota de la Marina con base en Bahréin, un centro de operaciones aéreas de Catar y cuarteles militares en Kuwait que están operando la guerra contra el grupo Estado Islámico en Irak y Siria.