FARC liberan a militar antes del cese al fuego unilateral

A unas horas de que las FARC cesen el fuego unilateralmente, los rebeldes entregaron el domingo a una comisión humanitaria a un joven subteniente del ejército colombiano que retuvieron por semana y media.

La liberación de Cristian Moscoso Rivera, de 26 años, tuvo lugar en horas de la mañana en una zona rural del departamento de Putumayo, a unos 535 kilómetros de Bogotá, según una nota de prensa del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que lideró la misión.

Moscoso, quien presentaba heridas leves, era atendido en el Hospital Militar Central de Bogotá a donde fue trasladado desde el municipio de Villagarzón, Putumayo. Tanto el CICR como el presidente Juan Manuel Santos han dicho que el oficial se encuentra en buenas condiciones de salud.

En fotografías publicadas por el Ministerio de Defensa en su cuenta de Twitter, se ve al subteniente en una cama vistiendo una camiseta blanca sin mangas y con un cabestrillo en su brazo izquierdo. Lo acompañan el jefe de la cartera de seguridad, Luis Carlos Villegas, y los miembros de la cúpula militar.

Representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, integraron la comisión humanitaria que partió temprano hacia las selvas en dos helicópteros desde el aeropuerto Tres de Mayo de la ciudad de Puerto Asís, Putumayo.

Mocoso cayó en manos del frente 32 de las FARC el 7 de julio. Los rebeldes atacaron a la unidad militar que escoltaba una caravana que transportaba petróleo en una zona rural del municipio de Puerto Caicedo.

El militar resultó herido sin gravedad en esa acción guerrillera, en la cual un uniformado murió y otros dos sufrieron lesiones.

La liberación del subteniente es la antesala a la orden que dio en la jornada Iván Márquez, jefe negociador de las FARC, de que sus estructuras guerrilleras cesaran desde las 00.00 horas del 20 de julio "toda acción de carácter ofensivo y contra las fuerzas armadas del Estado y la infraestructura pública y privada".

La detención unilateral de hostilidades, anunciada semanas atrás por los rebeldes, fue contestada por el gobierno de Santos con la promesa de reducir desde la misma fecha las acciones militares contra los rebeldes.

El presidente Santos ha dicho que trascurridos cuatros meses evaluará el cumplimiento de estas medidas de "desescalamiento" del conflicto y decidirá si continúa o no con las negociaciones que su gobierno lleva a cabo con las FARC desde noviembre de 2012 para intentar acabar con una guerra de medio siglo.

A la fecha, las partes han alcanzado acuerdos parciales sobre asuntos agrarios, participación política y lucha contra el narcotráfico. Ahora discuten la reparación de víctimas, la reinserción de los rebeldes y la dejación de armas.