Para agilizar su proceso de reingreso a Estados Unidos, 30 "dreamers" que salieron del país por su cuenta o fueron deportados planean solicitar el viernes a las autoridades migratorias que usen su autoridad discrecional para que les permitan regresar de México por razones humanitarias.

Así lo anunció el jueves la organización detrás del desafío, la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes.

El pedido ante un funcionario de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza ocurriría un día hábil antes de que las tres decenas de jóvenes se presenten ante las autoridades migratorias en el punto fronterizo de Laredo en Texas, agregó la coalición.

"Estos 'dreamers' no son diferentes de los clientes que represento en este lado de la frontera", dijo en un comunicado David Bennion, abogado que presentará el recurso.

El cofundador de la coalición Mohammad Abdollahi ha dicho que el cruce ocurrirá como reacción al futuro incierto que enfrenta la propuesta de reforma migratoria en el Congreso.

Los "dreamers" son jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de niños y que viven en el país sin autorización legal. Se calcula que hasta 1,7 millón de jóvenes podrían ser aptos para beneficiarse de la prerrogativa presidencial otorgada en junio del año pasado.

Esta será la segunda vez que un grupo de "dreamers" que salieron del país por su cuenta o fueron deportados se presenten en la frontera y pidan ser readmitidos al país.

En agosto, tres "dreamers" cruzaron la frontera a México y regresaron por Arizona junto con otros seis jóvenes tras ser readmitidos bajo asilo político. Ellos, sin embargo, permanecieron dos semanas detenidos por las autoridades de inmigración. Sus casos están pendientes.

Aquella vez, los jóvenes conocidos como los Dream9 también pidieron el reingreso bajo ayuda humanitaria. Su pedido no fue negado ni concedido por eso es que volverán a presentar este recurso con este nuevo grupo, dijo Abdollahi.

"Presentaremos documentos que respalden nuestro pedido y demostraremos que (los "dreamers") tienen lazos fuertes con Estados Unidos, por eso deben de ser readmitidos", puntualizó.

La Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza dijo en un comunicado que no podía comentar sobre casos específicos. En tanto el abogado de los "dreamers" no contestó un mensaje que le dejó la AP.

Esta vez, la mayoría de los jóvenes que se presentarán en la frontera son de México y salieron del país por su cuenta, tras perder las esperanzas de poder seguir estudiando o presionados por circunstancias personales, agregó Abdollahi.

Al menos cuatro de ellos son menores de edad pero el total de "dreamers" que vayan a presentarse el lunes en Laredo es todavía incierto, añadió el activista.

"El número está fluctuando porque la gente todavía no se decide. Es un momento caótico. Tienes que ver que estamos hablando de vidas humanas, de personas que están dejando todo atrás... Gente que ya se había hecho a la idea de que no iban a regresar nunca. Eso es traumático", dijo Abdollahi.

Uno de los participantes sería Javier Galván Cortéz, de 16 años, quien viene de Michoacán. El menor quiere volver a Jacksonville, Florida, con su madre y padrastro, quienes viajaron a verlo en la frontera.

"Su familia ha hecho todo para traerlo de regreso y no ha podido. Ellos vendieron todo lo que tenían y pidieron una visa y se la negaron y después incluso pagaron a un coyote pero él no pudo cruzar", puntualizó el activista. "Él no es mexicano y está siendo acosado en México. Esta es su última esperanza".

-----

E. J. Támara está en Twitter como https://www.twitter.com/EJTamara