Veterana Olivera se despide de los Panamericanos

Erika Olivera llegó última el sábado en la maratón de los Juegos Panamericanos de Toronto. Pero la chilena no tuvo reproches.

"Satisfecha de haber terminado, este es mi último panamericano. Para mí era muy importante terminar esta carrera, como una forma de agradecer al país, a toda la gente que durante muchos años me entregó su apoyo", dijo Olivera tras cruzar la meta con un tiempo de 2:52:27, casi 20 minutos después que la ganadora, la peruana Gladys Tejada.

Olivera, de 39 años, fue la competidora más experimentada de las 17 que corrieron en el Canal Oeste de Toronto. Allí cerró una trayectoria en justas continentales que incluyó una medalla de oro en Winnipeg 1999 y bronce en Santo Domingo 2003. También disputó cuatro Juegos Olímpicos.

"En la primera vuelta sabía lo que se podía venir y ahí tomé la decisión de preocuparme por terminar. Dentro de mi cabeza siempre estuvo terminar este maratón", apuntó la fondista, con una vincha con el nombre de su país.

La representante de Chile lamentó no conseguir la marca para Río 2016, los últimos en los que aspira competir. Pero tiene por delante otras pruebas para clasificar.

Olivera, estudiante de administración de empresas y madre de cinco hijos, apodó la prueba como el "matadero" de Toronto porque "la humedad juega en contra del rendimiento, pero peor era el circuito con una altimetría muy dura. Muy matador muscularmente".

La clave para cruzar la meta fue "una muy buena conexión entre mi cabeza y el cuerpo, hubo un momento en que mis piernas parecían no iban a poder más, pero mi cabeza decía todo lo contrario", detalló la veterana, quien a futuro evalúa involucrarse en política para ayudar al deporte de su país.