Lluvia apacigua incendio forestal en California

Un incendio forestal que afectó una transitada autopista de California, donde la gente tuvo que correr para salvar su vida, perdió fuerza el sábado debido a la lluvia, lo que permitió el traslado de algunas cuadrillas a otro fuego que obligó a evacuar a centenares de campistas.

Las precipitaciones y las temperaturas más moderadas contribuyeron a apaciguar el incendio que afectó el viernes la autopista Interestatal 15 en Cajon Pass, una zona montañosa a 88 kilómetros (55 millas) al noreste de Los Ángeles.

Las llamas destruyeron 20 vehículos en la carretera que conecta el sur de California con Las Vegas antes de consumir tres casas y 44 vehículos más en la comunidad de Baldy Mesa.

El incendio estaba contenido en 5% después de que destruyera 14 kilómetros cuadrados (5,5 millas cuadradas) de terreno. Las autoridades de carreteras reanudaron el tránsito en la mayor parte de la Interestatal 15.

Los bomberos dirigieron su atención a proteger unas 700 viviendas en la zona de Baldy Mesa, donde unas 2.800 personas desalojaron sus casas y casi tres decenas pasaron la noche en un albergue temporal.

Una portavoz del Servicio Forestal, Carol Underhill, dijo que la lluvia estaba ayudando a los bomberos y que el incendio ya no se estaba extendiendo.

El fuego suscitó el caos cuando comenzó el viernes cerca de la Interestatal 15. Atizado por vientos de 64 kph (40 mph), subió rápidamente por una colina y luego a la autopista congestionada de tráfico, donde atrapó a cientos de personas en medio de un caldero de humo, llamas y cenizas.

Sorprendentemente, sólo dos personas resultaron heridas. Ambas sufrieron inhalación menor de humo y declinaron recibir asistencia médica, dijeron las autoridades.

"Estábamos rodeados por las llamas. Primero estaban a la izquierda, luego frente a nosotros y luego aparecieron a la derecha. Estábamos en medio de una gran herradura", dijo Russell Alllevato.

El hombre de Michigan, quien estaba de vacaciones con su familia, miró impotente cuando el fuego envolvió su vehículo rentado y destruyó todo lo que iba dentro, mientras que él, su sobrino y dos hijas adolescentes huyeron a un sitio más seguro.

"La gente gritaba. Era una locura", dijo Allevato,

Los conductores y pasajeros no tuvieron más opción que abandonar sus vehículos mientras las llamas se extendían a la autopista, donde destruyeron 20 unidades, varias de las cuales estallaron y generaron grandes bolas de fuego.

Entre quienes quedaron atrapados por las llamas estaba Lance Andrade, de 29 años y operador del ferrocarril cerca de Apple Valley. Andrade se encontraba varado en su vehículo en el congestionamiento cuando el fuego alcanzó la autopista.

Pronto, la gente corrió en dirección a Andrade y él hizo lo mismo sólo para encontrar que no había a dónde ir. Él y los demás estaban rodeados por el fuego.

Un bombero que reflejaba pánico en su mirada ordenaba a todos que buscaran refugio. Andrade, cuatro hombres y dos mujeres ancianas se pusieron atrás de la plataforma de un camión de carga hasta que pasaron las llamas. Una de las mujeres, que se separó de su familia, comenzó a llorar. Todos estaban aterrorizados.

___

Los periodistas de The Associated Press Raquel Maria Dillon, Daisy Nguyen y Sue Manning contribuyeron a este despacho.