Taxistas critican regulación de Uber en Ciudad de México

Representantes de los taxistas regulares de la Ciudad de México dijeron que no les gustan las nuevas reglas publicadas esta semana para los servicios de transporte contratados mediante aplicaciones, como Uber.

Pedro Soria, del grupo Taxistas y Líderes Unidos, dijo que las nuevas reglas favorecen a los que trabajan con plataformas tecnológicas.

Soria dijo que las reglas debían crear una competencia justa, pero que "hicieron de todo, menos un piso parejo".

De acuerdo con las nuevas normas, 1.5% del monto cobrado por servicio irá a un Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón. Mucho de ese dinero podría destinarse a mejorar el servicio de taxis regulares.

El número de autos que podrán dar servicio contratado desde plataformas tecnológicas no estará limitado, pero los conductores no podrán aceptar pagos en efectivo y deberán guardar sus vehículos en sus casas.

Los conductores de taxis regulares habían pedido al gobierno que limitara el número de vehículos que pueden dar servicio mediante aplicaciones a uno por cada 50 taxis, lo que equivaldría a 2.800 autos. También querían que se fijara una tarifa mínima de poco menos de dos dólares, y que usaran autos de menos de cinco años de antigüedad con valor mínimo de 350.000 pesos (unos 22.000 dólares). También habían exigido que los vehículos de Uber y similares portaran placas o tarjetas que los identificaran.

Ignacio Rodríguez, portavoz del grupo Taxistas Organizados de la Ciudad de México, dijo en un comunicado que impugnaría las nuevas normas en los tribunales.

Rodríguez afirmó que no había fundamento legal para permitir el reconocimiento de servicios de transporte contratados mediante plataformas tecnológicas. Los taxistas dijeron que seguirían negociando con el gobierno, pero no descartaron efectuar nuevas manifestaciones como las que anteriormente han trastornado el tráfico en esta ciudad de 8,8 millones de habitantes.