Greg Poehler regresa en 2da temporada de comedia sueca

Paul Simon, Jack Black, Neve Campbell, Amy Poehler y Jason Priestley aparecerán en la segunda temporada de la serie de comedia de la NBC "Welcome to Sweden", que comienza el domingo.

Resulta poco impresionante, hasta que se toma en cuenta que sus participaciones como invitados especiales requirieron que estuvieran en Estocolmo durante los largos y oscuros meses de invierno.

"Intentamos conseguir gente que ya estaba en Suecia y literalmente presentarnos con las cámaras en sus hoteles", dijo el astro y guionista de "Welcome to Sweden", Greg Poehler. "Antes de que supieran lo que estaba pasando, ya estaban en la tele".

Lo dice en bromea. Simon y Black estaban en giras que los llevaron a Suecia mientras la serie se filmaba y Poehler llamó a su hermana Amy, quien los conocía a ambos, para que les pidiera el favor. Campbell, quien comparte agente con Greg Poehler, aparecerá en cuatro episodios como una mujer de negocios estadounidense transferida a Suecia. Priestley también vino sólo por el programa.

Poehler interpreta a un estadounidense que se enamora de una mujer sueca y se muda al país de ella, lo que precisamente le ocurrió al joven actor en la vida real.

La serie, filmada inicialmente para la televisión sueca, fue elegida por NBC y le fue lo suficientemente bien el año pasado como para ganarse una segunda temporada. Poehler reconoce que en un momento en que las cadenas tienen dificultades para desarrollar series de comedia que perduren, es una gran oportunidad tener un programa que dure más de unos pocos episodios.

"Existen tantas etapas del proceso en las que algo puede salir terriblemente mal", dijo. "Si sobrevives eso, la segunda temporada es en verdad donde hallas tu voz y tu ritmo, y creo que eso es lo que hicimos".

El personaje de Poehler esta temporada consigue un trabajo como el "tipo" para las celebridades estadounidenses que visitan Estocolmo: una persona que consigue acceso especial a sitios turísticos y hace otros favores. Como apenas y entiende sueco, "te imaginarás que no es un 'tipo' muy bueno''', dijo Poehler.

La segunda temporada podría resultar algo chirriante para los espectadores estadounidenses, pues no sólo se filmó sino que transcurre en el invierno sueco.

"Un Estocolmo frío y oscuro y nevado llegará a su sala de estar el 19 de julio", dijo, en pleno verano estadounidense. "No necesitan aire acondicionado. Simplemente pueden ver nuestro programa".