Sudán canceló la asistencia esta semana de su presidente a la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo el jueves un vocero del organismo mundial.

El presidente sudanés Omar al-Bashir habría sido el primer jefe de estado que hablaría ante la Asamblea General mientras encara cargos de crímenes de guerra internacionales y acusaciones de genocidio. Encara dos encausamientos del Tribunal Penal Internacional por delitos ligados con el conflicto en la región occidental de Darfur, en Sudán, donde han muerto unas 300.000 personas desde el 2003.

Al-Bashir debería haberse dirigido a la Asamblea General el jueves en Nueva York, pero Martin Nesirky, vocero del secretario general Ban Ki-moon, dijo en un correo electrónico que Sudán canceló la aparición.

Las llamadas y correos electrónicos a la misión sudanesa ante la ONU no fueron contestados.

El Departamento de Estado de Estados Unidos no formuló comentarios. El gobierno estadounidense indicó de forma contundente que no deseaba la presencia de al-Bashir en Nueva York, y la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo que "ese viaje sería deplorable, cínico y muy inapropiado".

La situación de la solicitud de visado de al-Bashir no está clara. Conforme a un tratado entre Estados Unidos y las Naciones Unidas de 1947, Washington está obligado a conceder un visado como anfitrión del organismo mundial. Estados Unidos nunca prohibió la visita de un jefe de estado que desea hablar en la Asamblea General.

Power escribió en Twitter tras ser anunciada el jueves la noticia que "Juicio histórico de hoy de Charles Taylor: Crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad no serán impunes. cc #OmarAlBashir". Un tribunal internacional de crímenes de guerra confirmó el jueves la condena de 50 años de cárcel al ex presidente liberiano Taylor por cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Fue el primer jefe de estado convicto por un tribunal penal internacional desde la Segunda Guerra Mundial.

___

El redactor de Associated Press Deb Riechmann contribuyó en Washington a este artículo.