Dustin Johnson toma ventaja en Abierto Británico

El gran objetivo de Jordan Spieth, la reivindicación de Dustin Johnson y la irregularidad de Tiger Woods.

Todos estos aspectos de interés en la competición fueron relegados un momento el viernes cuando Tom Watson se despidió del Abierto Británico durante el crepúsculo en St. Andrews.

Watson, el ganador más prolífico en el último siglo del campeonato más antiguo de golf, concluyó su 129na ronda con los reflectores del club Royal & Ancient iluminando el 18vo green. El cinco veces campeón hizo bogey. El resultado en la tarjeta fue lo de menos.

"No hubo lágrimas", declaró Watson. "Esta es una ocasión de alegría. Tengo muchísimos recuerdos. Me embargan esos recuerdos".

Todo lo demás en esta segunda ronda húmeda y tempestuosa continuaba sin definición.

Un aguacero inundó el campo Old Course y provocó un retraso de más de tres horas. Johnson y Spieth comenzaron su ronda poco antes de las 6:00 de la tarde, tomaron direcciones distintas y era demasiado oscuro como para continuar.

En un clima que cambiaba rápidamente --paraguas en un hoyo, anteojos negros en el otro_, Johnson logró tres birdies en los primeros nueve hoyos en St. Andrews y se puso en ventaja de dos golpes antes de que hiciera su primer bogey en el torneo.

En el 11mo hoyo de par 3, Johnson necesitó hacer los tres golpes; el viento estaba tan fuerte que tuvo que retirarse un momento de un golpe a 1,20 metros (cuatro pies) del hoyo y se talló los ojos.

Johnson se encontraba a 10 bajo par.

Spieth necesitó tres golpes y cerró con bogey durante tres ocasiones en 11 hoyos para contrarrestar tres birdies y estaba cinco golpes debajo de Johnson, a quien derrotó el mes pasado por un golpe en el Abierto de Estados Unidos para conquistar la segunda escala del Grand Slam.

Ambos tenían aun dos golpes disponibles en el hoyo 14vo de par 5 cuando decidieron marcar la posición de sus pelotas de golf y regresar a las 7:00 de la mañana del sábado para reanudar la ronda.

"Estoy en buena posición", declaró Johnson. "Definitivamente se puso complicada la tarde, todo el día. Incluso en los primeros nueve hoyos, el viento estaba fuerte y soplaba duro de izquierda a derecha. Fue un elemento muy difícil toda la jornada".

El inglés Danny Willett tuvo que enfrentar también el viento; acumulaba 69 golpes, tres bajo par, cuando se retiró del Green en el hoyo 18; estaba en primer lugar de la tabla con 135 golpes, nueve bajo par.

Nick Faldo, tres veces ganador del Abierto y considerado el máximo campeón de Gran Bretaña, jugó su última ronda en St. Andrews.

Se puso el suéter que utilizó cuando ganó su primer Abierto en 1987 en Muirfield, alzó sus brazos arriba del puente Swilcan y terminó con par en 71.

En tanto que Woods se enfilaba hacia una historia desagradable. Sin varios birdies cuando regrese el sábado en la mañana, una forma que no había exhibido en años, Woods posiblemente no libre el corte en el Abierto Británico, como le pasó en el Abierto de Estados Unidos, por primera vez en el mismo año.

Woods estaba cinco sobre par cuando le faltaban siete hoyos por jugar.