Premier griego reestructura su gabinete tras rebelión

El primer ministro griego reestructuró su gobierno el viernes, dos días después de una rebelión en sus propias filas contra un plan de austeridad que hizo aprobar por el Parlamento como parte de las exigencias de los acreedores para negociar un préstamo de rescate.

Hubo nueve cambios en total en el gabinete. Alexis Tsipras reemplazó al ministro de Energía Panagiotis Lafazanis por el ex ministro de Trabajo, Panos Skourletis. Por otra parte, designó a Trifon Alexiadis ministro de Hacienda alterno tras la renuncia de Nadia Valavani.

El rescate de Grecia dio dos grandes pasos el viernes, cuando el Parlamento alemán aprobó el plan por amplia mayoría y la Unión Europea confirmó que enviaría suficiente dinero a Grecia para evitar una mora inminente. Ambos hechos coronaron una semana en la que el plan de rescate acordado por los 19 líderes de la eurozona el lunes superó una serie de obstáculos.

Crecieron las expectativas de que Grecia obtendrá un rescate financiero a tres años que le permitirá recuperar algo de normalidad económica, luego de varias semanas de bancos cerrados y retiros en cajeros automáticos limitados a 60 euros por día.

El primer hecho fundamental del viernes fue que el Parlamento alemán, luego de tres horas de debate, aprobó por 439 a 119 iniciar discusiones detalladas sobre el paquete después que la canciller Angela Merkel advirtió que sin ello Grecia caería en el caos.

Posteriormente se confirmó que la UE había elaborado un mecanismo para enviar 7.160 millones de euros (7.700 millones de dólares) a Atenas para enfrentar un vencimiento de 4.200 millones de euros con el Banco Central Europeo.

"Estamos presenciando la solidaridad europea en acción", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea para el euro, Valdis Dombrovskis, al dar la noticia del préstamo puente.

"Políticos de 27 países han invertido su propio capital político para acelerar las decisiones nacionales necesarias para ponerle el hombro a Grecia en estos tiempos difíciles", añadió.

Sin el préstamo puente, que proviene de fondos de un programa de la UE llamado Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera, Grecia no hubiera podido efectuar el pago.

Acordados el lunes los lineamientos del rescate griego, ahora Atenas y sus acreedores pasarán a las condiciones concretas, en un proceso que se estima tomará cuatro semanas para que el país reciba 85.000 millones de euros que le permitan pagar deudas inminentes.

Alemania, el mayor contribuyente a los rescates griegos, ha tomado una posición intransigente de que el país debe aplicar fuertes recortes de gastos, aumentos de impuestos y amplias reformas económicos.

"El principio... de responsabilidad y solidaridad que nos ha guiado desde el principio de la crisis de deuda europea marca el resultado desde el lunes", dijo Merkel en sesión especial del Parlamento.