La Policía Nacional anunció el jueves una recompensa de cinco millones de pesos (2.640 dólares) a quienes entreguen información que permita dar con el paradero de los asesinos de un activista que fue muerto de dos tiros y degollado hace nueve días.

Nelson Giraldo Posada, de la organización no gubernamental Movimiento Ríos Vivos Antioquia, fue asesinado el 17 de septiembre en el municipio de Ituango, departamento de Antioquia, a 340 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La recompensa para dar con los autores del crimen fue anunciada por el coronel Gustavo Chavarro, comandante de la Policía en Antioquia, que telefónicamente sostuvo que, según los familiares de Giraldo, la víctima no había recibido amenazas.

El activista era el líder de unas 50 personas que han denunciado que serán afectadas por un proyecto hidroeléctrico en Ituango.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, exhortó el miércoles a las autoridades colombianas "a investigar este crimen, esclarecerlo judicialmente y sancionar a los responsables materiales e intelectuales".