Froome sigue líder del Tour tras los Pirineos

Tras superar una cadena de montañas, los Alpes son el único obstáculo en el camino de Chris Froome hacia su segunda coronación en el Tour de Francia.

Sus rivales, entre ellos el colombiano Nairo Quintana, intentaron y fracasaron en su intento por doblegar a Froome y su equipo Sky en el último y más difícil día de escaladas en los Pirineos. Finalmente, las posiciones quedaron intactas luego de la 12da etapa, que ganó el español Joaquim Rodríguez bajo la lluvia.

Ahora que quedaron atrás las montañas que separan a Francia de España, quedan pocas oportunidades para que Quintana y los otros aspirantes al título rebanen la cómoda ventaja de Froome. Eso puede hacerlos tomar riesgos o asociarse para atacar al dueño del maillot amarillo, como hicieron el jueves en el ascenso final.

"Sólo quedan unas cuantas oportunidades antes de llegar a París", dijo Froome. "Tenemos que esperar que nos atacarán con todo".

Pero para derribar al campeón de 2013, los rivales de Froome primero tienen que superar a sus compañeros de equipo. Y ese es un enorme problema.

El enorme presupuesto de Sky aseguró que Froome tenga el mejor equipo posible, ciclistas tan dominantes que serían líderes en cualquier otra escuadra.

"Sky ha sabido controlar unos y otros ataques, tanto los nuestros como los de Alberto (Contador), Vincenzo (Nibali). Han dominado bastante bien y se les nota que están fuertes, tanto Froome como sus compañeros", señaló Quintana, líder del equipo Movistar y tercero en la clasificación general a 3 minutos, 9 segundos de Froome.

Sky no se preocupó el jueves por controlar la fuga de Rodríguez con un pelotón de 22 ciclistas, ninguno candidato al podio, poco después de la partida en Lannemezan, un pueblo en los Pirineos de 6.500 habitantes. El recorrido de 195 kilómetros hasta el centro de esquí de Plateau de Beille tuvo cuatro ascensos, uno más empinado que el otro, para subir un total de 53 kilómetros.

Rodríguez atacó a mitad del ascenso final de 16 kilómetros.

Quintana, Contador y Nibali, considerados los principales retadores de Froome por la corona antes que el británico los pulverizara en la primera etapa en los Pirineos, intentaron ponerlo a prueba en el ascenso alternándose con ataques. Sin embargo, Richie Porte, Geraint Thomas y el propio Froome se encargaron de contrarrestarlos.

"Fue un día difícil, con puertos muy duros y, sobre todo, lo más complicado han sido los cambios de temperatura y la lluvia del final", comentó Quintana. "Nos costó un poco más de cansancio añadido, pero supimos rehacernos para probar al líder en varias ocasiones".

Quintana, que está a 17 segundos del estadounidense Tejay van Garderen, prometió no tirar la toalla.

"Seguiremos intentando y soñando; queda mucho por delante y hasta el último día de montaña no se terminará esto", afirmó el colombiano, segundo en el Tour de 2013 detrás de Froome. "Por ahora me siento bien, seguimos igual que en días anteriores; el nivel creo que no va a bajar en lo que queda de Tour, y con que me mantenga en este nivel, pienso que se pueden hacer cosas buenas".