Rommel Pacheco apunta a lo alto en Río 2016

A sus 29 años, los mejores momentos de la carrera de Rommel Pacheco estaban enterrados en un pasado lejano. Ahora, con dos medallas de oro ganadas en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 colgando de su cuello, el clavadista mexicano apunta a una brillante participación en los Juegos Olímpicos del próximo año.

Pacheco, el competidor más veterano de la selección de clavados que participó en la justa continental, consiguió sus preseas en trampolín sincronizado, junto a Jahir Ocampo y en individual.

"Estoy feliz porque es el premio al trabajo realizado, he tenido una temporada muy buena y muy productiva con muchas medallas", dijo Pacheco en entrevista para The Associated Press realizada en la capital del país. "Estos dos oros me ponen feliz, con mucho ánimo para el campeonato mundial de este año y para los Juegos Olímpicos del próximo año".

El logro de Pacheco vino 12 años después de que consiguiera una medalla de oro en los Panamericanos de Santo Domingo 2003, que en ese momento lo apuntalaba como la apuesta a futuro de los clavados mexicanos. Pero por diferentes circunstancias, el competidor nunca pudo hacer válidos los pronósticos de grandeza.

"Fue un ascenso rápido, gané los Panamericanos, fui a los Olímpicos y aunque siempre me he mantenido dando medallas en Centroamericanos y en otras competencias, creo que me falta una olímpica", subrayó. "A lo largo de mi carrera he tenido lesiones, por una u otra cosa no siempre me he podido desarrollar como se debe, pero ahora me siento bien, con más experiencia y disfrutando cada momento".

Después de ese primer puesto en Santo Domingo, el competidor originario de Mérida, en el sur del país, consiguió una plata en Río de Janeiro 2007 y una plata en Guadalajara 2011.

"El competir en casa fue espectacular, se sentía que se caía el techo, pero en Canadá la gente apoyaba a los suyos pero me reconoció cuando me vio en los primeros lugares", dijo Pacheco. "Ahora la diferencia fue que llegué más maduro, pero sobre todo con más nivel".

Después de ganar esa plata en Guadalajara 2011, Pacheco quedó fuera de los Olímpicos de Londres 2012 al terminar en un decepcionante 16to puesto en el selectivo local. Fue a la cita como espectador y durante tres meses estuvo fuera de competencias. Aunque nunca contempló el retiro, la experiencia de ver unos Olímpicos por primera vez desde que era un adolescente lo motivaron a regresar mejor.

"Fue difícil, pero de todo se aprende, me ayudó a pensar, a fortalecerme", agregó Pacheco. "Los golpes de la vida te curten, bien pude tirar la toalla, pero no. Eso me hizo pensar en entrenar más y mejor, con una mejor planificación y no sólo tirando clavados como un burro. Me puse a trabajar y a trabajar para lograr este objetivo".

Tras consumar una revancha personal en unos Panamericanos, Pacheco apunta hacia Río 2016 para hacer lo mismo en unos Olímpicos, donde su mejor resultado fue un octavo lugar en la plataforma de Beijing 2008.

En Atenas 2004 fue 10mo tanto en plataforma como en el trampolín.

"Unos Olímpicos son otra cosa, miles de competidores de todo el mundo se preparan muchas horas pensando en esas tres medallas. Se las va a llevar el competidor que ese día salga más tranquilo y le salgan las cosas bien", afirmó. "Creo que yo llegaré con mucha experiencia, espero poder sacarle provecho y ganar esa medalla".