Panam: Jossimar Calvo, el rey dorado de Colombia

Para haberse convertido en el primer atleta colombiano en conquistar tres medallas de oro en unos Juegos Panamericanos, Jossimar Calvo seguía masticando contrariedad por el título que dejó escapar.

El gimnasta de Cúcuta, la ciudad próxima a la frontera con Venezuela, se impuso el miércoles con autoridad en las pruebas individuales de barras paralelas y barra fija.

Su cosecha individual también sirvió para incrementar el caudal dorado de Colombia en la cita de Toronto, donde están lanzados en una pulseada con Cuba por el tercer lugar del cuadro general.

Los colombianos han golpeado la mesa en diversas disciplinas para coleccionar un gran total de 16 oros por conducto del levantamiento de pesas (8), patinaje de velocidad (3) y squash (2).

Y Calvo es el responsable de tres de esos títulos, al incluir el que ganó el martes en caballo con arzones. Ningún colombiano en la historia de los juegos que se disputan desde 1951 había conseguido semejante proeza.

"Yo vine a dejar huella. Desde el primer día que llegué aquí tenía la mentalidad de hacer historia", dijo Calvo, quien también se colgó bronces en la prueba por equipos y el combinado individual. "Fue un largo proceso de preparación con ocho horas de entrenamiento cada día, sacrificando momentos importantes con mi familia".

Pero seguía lamentándose de haber sido destronado como campeón del concurso individual: "Que pena por la caída, porque el oro ese era mío".

Calvo apenas tiene 20 años y respondió con cautela cuando le preguntaron sobre sus pretensiones para los Juegos Olímpicos de Río.

"Podemos soñar con una medalla olímpica, pero será otro proceso duro y largo. Hay que clasificarse primero. Lo importante es que Colombia está en el mapa de la gimnasia", indicó.

Su entrenador, Jairo Ruiz, destacó el potencial de Calvo.

"Está entre los mejores del mundo y aquí compitió contra gimnastas de clase mundial, el equipo de Estados Unidos tenía un equipo de primer nivel", señaló Ruiz.

En cuanto a la puja en lo alto del medallero, el anfitrión Canadá se mantiene firme en lo más alto por encima de Estados Unidos.

Su figura individual de la jornada fue la gimnasta Ellie Black, protagonista de doblete dorado al salir victoriosa en los ejercicios de piso y viga de equilibrio.

Los canadienses suman 33 medallas de oro y un acumulado de 82 podios tras cumplirse el grueso de las finales del miércoles.

Estados Unidos, que solamente dos veces en la historia de los juegos no ha terminado primero, le escolta con 28 títulos y 85 en total. Esas dos ocasiones que los estadounidenses no encabezaron la tabla general fue ante anfitriones: en Buenos Aires 1951 y La Habana 1991.

"El saber que la mayoría de la gente en las gradas viene a alentarte es algo que te da una enorme confianza", declaró a The Associated Press Curt Harnett, el jefe de la delegación canadiense. "Los atletas compiten con una actitud ganadora".

Detrás de los dos países norteamericanos, Cuba y Colombia marchan con 16 títulos. Pero el total de medallas de los cubanos es superior a los colombianos, 46 sobre 36.

Más atrás se ubican Brasil (15 de oro y 54 en total); México (9 y 38); y Argentina (7 y 32).

También el miércoles:

--Venezuela atrapó sus primeros dos oros, ambos en pesas. Jesús González fue el primero en hacerlo al ganar en la categoría de 105 kilogramos y seguido Yaniuska Espinosa se consagró en la división de más 75 kilogramos.

--El tenis adjudicó sus primeros títulos. El argentino Facundo Bagnis se coronó en el tenis individual masculino al vencer al colombiano Nicolás Barrientos, pero no pudo alzar el oro en dobles cuando junto a Guido Andreozzi cayó ante los chilenos Nicolás Jarry y Hans Podlipnik Castillo.