Gobierno de Portugal esgrime la crisis griega como ejemplo

El primer ministro portugués esgrimió el caso de Grecia como ejemplo para persuadir a los votantes que reelijan su gobierno de coalición de centro-derecha y rechacen las propuestas del principal opositor, el Partido Socialista, que se opone a las medidas de austeridad.

A tres meses de las elecciones, Pedro Passos Coelho dijo que Portugal no puede darse el lujo de repetir su crisis financiera del 2011, cuando enfrentó la quiebra y necesitó un rescate de 78.000 millones de euros (86.000 millones de dólares) después de seis años de gobierno socialista.

Passos Coelho afirmó que su gobierno ha empezado a reducir la deuda del gobierno y a reformar la economía nacional, que el año pasado creció 0,9% después de tres años consecutivos de recesión.

En una entrevista con la emisora de televisión S.I.C. dijo que "está en manos de los portugueses hacer que eso perdure o arriesgarse a tomar otro camino".

Las políticas de austeridad en Portugal y las tribulaciones griegas serán tema central en las elecciones de principios de octubre.

Muchos analistas consideran a Portugal como el miembro más frágil de la eurozona de 19 miembros detrás de Grecia.

De todos modos los mercados financieros han recuperado su confianza en la economía portuguesa. Después que los inversionistas dieron la espalda a Portugal hace cuatro años, la nación ahora no tiene dificultades en conseguir préstamos en el mercado abierto. El miércoles vendió 1.790 millones de euros en bonos del Tesoro a 6 y 12 años a tasas de interés de 0,014% y 0,088% respectivamente.

En los últimos meses, mientras se agudizaba la crisis griega, los dos partidos de la coalición de gobierno han emparejado prácticamente su nivel de popularidad con los socialistas en las encuestas de opinión. El año pasado, los socialistas llevaban una cómoda ventaja.