Atacan a tiros a agente policial en St. Louis

Un pistolero con la cara cubierta por un pañuelo rojo abrió fuego sobre un sargento de policía uniformado el martes por la madrugada, acribilló el parabrisas de su auto, y el agente salvó la vida porque llevaba puesto un chaleco antibalas, dijo el jefe de la fuerza.

El agente sufrió una herida en el pecho que no ponía en peligro su vida cuando fue baleado en su auto particular poco antes de las 5 de la mañana en el barrio Central West End, en lo que el jefe de policía Sam Dotson llamó un "acto de violencia descarado".

El suboficial, que trabaja como agente de seguridad privado, disparó a su vez y cree que hirió a uno de los cuatro hombres en el auto del cual bajó su agresor, dijo Dotson.

El agente y los cuatro sospechosos son negros, dijo la policía.

"Buscaron, emboscaron, trataron de asesinar a un agente de policía", dijo el jefe a los periodistas frente al hospital donde el agente recibió tratamiento y fue dado de alta.

"Lo que vimos hoy son armas en manos de criminales que están dispuestos a usarlas", dijo Dotson.

Añadió que el agente había estado vigilando a tres personas que caminaban por la calle, pero no habló con ellas antes de que abandonaran la zona.

Minutos después, un vehículo plateado o gris ocupado por cuatro personas, incluidos los peatones, se detuvo frente al auto del sargento. El pistolero bajó del auto y abrió fuego para luego huir a pie mientras se alejaba el vehículo de los sospechosos.

El oficial herido se lanzó en persecución del pistolero pero lo perdió de vista en una playa de estacionamiento, dijo Dotson.

No dio a conocer el nombre del herido, pero dijo que tiene 16 años de antigüedad en la fuerza.