Sindicato pide defender a obreros en Catar

Un sindicato internacional pidió a la FIFA que presione a Catar para implementar cambios en las leyes laborales del país, alegando que muchos obreros migrantes podrían morir en el calor extremo del desierto mientras construyen estadios para la Copa del Mundo de 2022.

La secretaria general de la Confederación Internacional de Sindicatos de Comercio, Sharan Burrow, dijo el jueves en una entrevista con la AP que en vez de abogar por mejores condiciones para los obreros asiáticos, la FIFA "conspira" con las autoridades cataríes para mantener la situación actual.

"Si la FIFA realmente fuese seria, entonces su poder para realizar la Copa del Mundo con trabajo decente o de quitarle el Mundial sería suficiente para que los cataríes se sienten a negociar", indicó.

La FIFA dijo el jueves que está "muy preocupado" por los reportes "sobre violaciones a los derechos de los obreros y las condiciones de trabajo" en las obras para el proyecto de Ciudad Lusail, que se construye para el Mundial de 2022.

"La FIFA volverá a comunicarse con las autoridades cataríes y el asunto será discutido en la reunión del comité ejecutivo" el 3 y 4 de octubre, agregó en un comunicado el organismo rector del fútbol mundial.

Burrow escribió en una carta fechada el 20 de septiembre al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que "cientos de obreros migrantes de la construcción mueren cada año en Catar", donde usualmente trabajan en el calor extremo. Burrow mencionó que en Catar hay 1,2 millones de obreros migrantes, que trabajan largas jornadas en calor extremo, con poca paga y sin protección legal.

En la entrevista, la líder sindical dijo que la construcción de estadios, hoteles y otras instalaciones para el Mundial empeorará el problema.

Sin cambios en las condiciones laborales, "el cálculo mínimo, un cálculo muy conservador de nuestra parte, es que 4.000 obreros morirán antes que comience el torneo", indicó.

La junta de la FIFA podría decidir la próxima semana, al menos en principio, que el torneo de 2022 se dispute en invierno en vez de verano, ha señalado Blatter.

Burrow dijo que, después de una reunión en noviembre de 2011, la FIFA prometió hacer algo en seis meses sobre las condiciones de los obreros.

"Fallaron", enfatizó.

La confederación agrupa 178 millones de obreros en 156 países.