Prensa china ataca a abogados de derechos humanos

La prensa estatal china el martes acusó a una veintena de abogados de derechos humanos detenidos recientemente de ser alborotadores dedicados al activismo ilegal, en tanto gobiernos extranjeros y grupos defensores expresaron inquietud por la ola represiva.

Amnistía Internacional dijo que 25 abogados y activistas civiles defensores de los derechos humanos están detenidos o desaparecidos desde el jueves pasado. Otras 123 personas, en su mayoría abogados y activistas, recibieron advertencias de no decir ni hacer nada en defensa de los detenidos. Muchos de ellos fueron detenidos por poco tiempo, dijo AI.

La represión apunta a los abogados chinos que se han asociado con activistas civiles para publicitar prácticas que consideran ilegales por parte de la policía y las cortes, llamar la atención sobre casos injustos, responder a las descripciones oficiales de sucesos controvertidos y retar a las autoridades a aplicar la letra de la ley.

La investigadora Maya Wang, de Human Rights Watch, dijo que los abogados de derechos humanos habían contribuido durante la década pasada a crear una sociedad civil en China para obligar al gobierno a rendir cuentas, y que la represión era parte de un "desmantelamiento metodológico" de esa sociedad civil desde que el presidente Xi Jinping llegó al poder.

El Departamento de Estado norteamericano condenó las detenciones y pidió la libertad de los abogados que, dijo, "trataban de proteger los derechos de los ciudadanos chinos".

El diario nacionalista Global Times respondió el martes que la crítica estadounidense era incómoda pero inconsecuente --como tener "goma de mascar pegada a la suela del zapato"-- y que correspondía a las cortes chinas decidir si los abogados actuaron de manera ilegal.

La prensa estatal retrató a los abogados como autopromotores empeñados en difundir verdades a medias y organizar protestas ilegales frente a los tribunales. La agencia noticiosa oficial Xinhua dijo que los abogados defender la ley, no la "agitación de masas" ni la "ley de la turba".

El ministerio de Seguridad Pública acusó a los abogados de alterar el orden público, buscar ganancias ilícitas, contratar ilegalmente a manifestantes y tratar de ejercer una influencia indebida sobre las cortes, dijo Xinhua.