Demanda busca más redes de protección en estadios de MLB

Una demanda federal introducida el lunes en San Francisco intenta obligar que la oficina de Grandes Ligas instale redes protectoras de poste a poste de foul, para proteger a los aficionados de bates y pelotas provenientes del terreno de juego.

La demanda a nombre de un aficionado de los Atléticos de Oakland y varios poseedores de abonos de temporada en distintos parques de Grandes Ligas, no buscan un arreglo financiero. En su lugar, pretenden que el Comisionado Rob Manfred extienda las redes protectoras, que típicamente cubren apenas unas secciones detrás del plato y se extienden hacia el área de primera y tercera base.

"Cada tipo de aficionado está en un riesgo constante de una lesión grave o de muerte", dijo Robert Hilliard, uno de los abogados involucrados en el caso. "Si una pelota de foul va lo suficientemente fuerte, básicamente no hay tiempo para reaccionar y existe una gran posibilidad de una lesión que ponga en riesgo la vida. Es un riesgo innecesario. Extender las redes de protección, de hecho, salva vidas".

El acuerdo colectivo propuesto fue introducido a nombre de Gail Payne, quien tiene boletos en una sección no protegida del Coliseum de Oakland, por conducto de Hilliard Munoz Gonzalez, el despacho legal de Hillard con sede en Texas. Un sitio web solicita que otros abonados se pongan en contacto con otro despacho que lleva el caso, Hagens Berman, con sede en Seattle.

La oficina del comisionado señaló que discute el tema de seguridad con todos los equipos y que incluso se podría involucrar a los peloteros en las negociaciones.

"La seguridad de los aficionados es nuestra máxima prioridad, y queremos que todos los que visitan nuestros estadios tenga una experiencia segura y agradable", dijo MLB en un comunicado. "Grandes Ligas está en proceso de reevaluar todos los temas pertinentes a la seguridad de los aficionados, su comodidad y expectativas".