Obama se mofa de los republicanos por ley de salud

A cinco días de que los estadounidenses puedan inscribirse para ampararse en la Ley de la Salud, el presidente Barack Obama ridiculizó el jueves a sus detractores republicanos por sus pronósticos "demenciales" sobre su impacto y pronosticó que incluso los que no votaron por él se inscribirán.

Aunque los sondeos de opinión indican que muchos estadounidenses sigue mirando con escepticismo esa ley, llamada popularmente "Obamacare", el presidente regresó a sus raíces al explicar cómo casi 50 millones de estadounidenses sin seguro médico podrán adquirirlo en las nuevas bolsas o mercados de seguros regentadas por el gobierno, al mismo tiempo que se burlaba de los republicanos por intentar bloquear su adopción. "Cuanto más nos acercamos, más desesperados quedan", sostuvo Obama.

"El Partido Republicano se ha mordido la cola en este tema", dijo Obama. "Y es un hecho que el mayor temor de los republicanos no es en este momento que fracase la Ley de los Cuidados Asequibles. Lo que temen es que vaya a triunfar".

Los republicanos que dominan la Cámara de Representantes han presentado iniciativas que socaban la ley al ligarla a una financiación a corto plazo de las arcas públicas para evitar el cierre del gobierno el primero de octubre y una legislación que aumentaría el tope de endeudamiento del estado, que según el Departamento del Tesoro llegará al tope el 15 de octubre.

"Eso no ocurrirá mientras sea presidente", dijo Obama y advirtió que sus detractores "amenazan con dar pasos que perjudicarían la totalidad de la economía".

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que desea derogar la ley, restó importancia al discurso de Obama y lo tildó de "charla feliz". Agregó que los estadounidenses escépticos han dejado de prestar atención a Obama.

"Tiene que ser frustrante para el presidente que, de todas formas, la gente sigue ignorando cualquier charla feliz", dijo McConnell. "Esta ley es un desastre. Debe ser eliminada. Debería haber sido elaborada desde el principio hace tiempo".

Obama fue muy aplaudido por un público partidista en la Universidad Local Prince George, en el suburbio de Washington, al prometer que no permitirá a los republicanos bloquear la ley. "Veremos que prevalezca. La Ley de Cuidados Asequibles está aquí", insistió el mandatario.

El plazo de seis meses para inscribirse en las bolsas o mercados de seguros comenzará el martes. La Casa Blanca necesita que millones de estadounidenses -- especialmente los jóvenes de buena salud -- se inscriban para abaratar los costes del resto de los usuarios.

La Casa Blanca dijo que el condado de Prince George, en Maryland, tiene un elevado índice de personas sin seguro médico, el 16% de los residentes menores de 65 años. La audiencia de Obama estaba repleta de gente joven, el mercado que necesita para sacar adelante la financiación de la ley.

Obama reconoció que habrá contratiempos en el funcionamiento de esos mercados de seguros, mientras que los funcionarios gubernamentales informaban discretamente a los grupos interesados clave que esperen problemas iniciales para obtener un seguro por internet. La pequeña empresa no podrá inscribirse por internet a partir del primero de octubre cuando entren en vigencia esas bolsas de seguros y tendrán que inscribirse por escrito. Además, la versión en español de su página www.healthcare.gov no podrá atender las suscripciones por lo menos durante unas cuantas semanas. Se calcula que unos 10 millones de hispanos podrán beneficiarse con esta ley.