Reducen a 4 juegos la suspensión a Greg Hardy, de Cowboys

La suspensión de Greg Hardy por su papel en un caso de violencia doméstica fue reducida de 10 a cuatro partidos el viernes y su agente indicó que el defensive end de los Cowboys de Dallas quizá no ha terminado de apelar al castigo.

El mediador Harold Henderson, que atendió la apelación de Hardy, ratificó la decisión del comisionado de la NFL Roger Goodell de suspender a Hardy. Pero determinó que el periodo resultaba "simplemente demasiado" dado que la liga había decidido el año pasado que las suspensiones en casos de violencia doméstica iniciarían en seis juegos.

Hardy se ausentó todos excepto un partido la temporada pasada con Carolina, pero recibió un salario de 13 millones de dólares mientras integraba una lista del comisionado de exenciones especiales. Goodell suspendió a Hardy en abril después de que a la liga se le permitió ver evidencia de un juicio de violencia doméstica que terminó en una condena de un juez en Carolina del Norte. La condena fue desechada cuando la acusadora, Nicole Holder, no pudo ser localizada para testificar en la apelación de Hardy.

Bajo el fallo más reciente, el debut de Hardy con los Cowboys sería ante los Patriots de Nueva Inglaterra, campeones del Super Bowl, el 11 de octubre. El defensive end se unió a Dallas con un contrato por un año y 13,1 millones de dólares que depende enormemente en incentivos.

"Estamos ansiosos por iniciar la temporada y contar con Greg como parte del equipo", dijo el propietario de los Cowboys, Jerry Jones, después de que el fallo fue anunciado.

Drew Rosenhaus, agente de Hardy, dijo que discutiría la decisión de Henderson con su cliente, abogados y el sindicato de jugadores de la NFL, y agregó que ellos "aún consideramos realizar más acciones legales".

Goodell suspendió a Hardy una vez que la NFL tuvo acceso a fotos y otra evidencia que llevó a la liga a concluir que el jugador de 26 años dio una paliza a Holder en el apartamento de él en mayo de 2014. La liga tuvo que presentar una demanda contra la fiscalía de Carolina del Norte a fin de tener acceso a cierto material, y con el tiempo llegó a un acuerdo con los fiscales.