Misión ONU finaliza visita a Honduras antes de protesta

Una misión exploratoria de las Naciones Unidas concluyó el viernes una visita a Honduras para conocer detalles de un diálogo propuesto por el gobierno horas antes de una nueva marcha de las antorchas, convocada por el movimiento de "los indignados".

"La misión mantuvo reuniones con una gran variedad de interlocutores, recogiendo valiosos insumos. Constató un deseo evidente generalizado de contribuir al combate contra la impunidad y la corrupción", dice el comunicado emitido por Naciones Unidas.

"A su regreso a Nueva York, la misión compartirá sus apreciaciones con oficiales en la sede de Naciones Unidas, determinando con la oficina del Secretario General los pasos a seguir para materializar el apoyo a Honduras", agrega.

La visita de la misión, que se prolongó toda la semana, coincidió con el apoyo de los cuatro partidos de oposición representados en el Congreso Nacional a la propuesta de "los indignados" que marchan en las calles desde hace dos meses con una sola petición: que las Naciones Unidas instalen en el país una Comisión Internacional contra la Impunidad como la existente en la vecina Guatemala desde 2005.

Las marchas comenzaron en mayo convocadas por una docena de jóvenes en protesta por las muertes provocadas por un millonario desfalco en las arcas del Seguro Social, valorado en más de 100 millones de dólares por el Congreso de la República, y con implicaciones de corrupción política en torno al gobernante Partido Nacional. Las protestas se han incrementado y repetido por todo el país.

De los 128 diputados del congreso, los cuatro partidos de oposición tienen 78 escaños frente a los 48 del Partido Nacional. En Honduras existe la figura del juicio político, que podría abrirse en el congreso contra las altas instituciones del estado incluido el presidente, el titular de la Corte Suprema o Fiscal General aunque los partidos opositores no se han puesto de acuerdo para hacerlo.

Las Naciones Unidas sólo pueden intervenir a petición del gobierno, que no ha mostrado ninguna intención de dar ese paso.

Mientras tanto, el escándalo que comenzó con el desfalco del seguro social no deja de crecer y ramificarse.

Además hay denuncias sobre conflictos de intereses: la vicepresidenta del Congreso, Lena Gutiérrez se encuentra bajo arresto domiciliario por venta fraudulenta de medicamentos; Hilda Hernández, hermana del presidente Juan Orlando Hernández, es ministra de Comunicaciones pese a que la constitución lo prohíbe; el canciller es propietario de la empresa que mide los contadores de la empresa nacional eléctrica, y la esposa del presidente compró una casa en los Estados Unidos valorada en un millón y medio de dólares semanas antes de las elecciones.