El Salvador esperanzado sobre aporte de EEUU a plan regional

El Salvador expresó el viernes su optimismo de que Estados Unidos concretará un aporte financiero sustantivo a un plan regional para fortalecer las instituciones y combatir el crimen organizado.

La reacción salvadoreña se produce un día después de que una comisión clave del Senado norteamericano aprobara 675 millones de dólares para ese plan.

El canciller salvadoreño Hugo Martínez calificó a la aprobación del proyecto de ley en el panel senatorial como una señal "muy importante" porque algunos países europeos y asiáticos "están dispuestos a contribuir, pero están a la expectativa de esta señal".

"Es un gesto muy positivo en el marco de las presiones que implica una discusión presupuestaria, donde las presiones son siempre hacia aumentar los recursos domésticos y cuestionar los recursos externos", agregó Martínez durante una entrevista concedida a The Associated Press en su embajada.

El proyecto presupuestario aprobado la víspera por la comisión de presupuesto-- inferior a los 1.000 millones de dólares solicitados por el presidente Barack Obama para apoyar a El Salvador, Guatemala y Honduras-- implica la creación de una partida específica que no existía, y forma parte de una encarnizada batalla que libran republicanos y demócratas en el Congreso sobre el financiamiento de entes gubernamentales.

La votación definitiva sobre este proyecto presupuestario no se espera antes de fin de año.

Martínez indicó que el aporte estadounidense es muy importante pero aclaró que los tres países ya comenzaron a implementar la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, la cual busca dinamizar el sector productivo, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y fortalecer las instituciones.

El canciller explicó que El Salvador aspira destinar el año próximo 900 millones de dólares para la implementación de la Alianza, por lo que el presidente Salvador Sánchez Cerén ya solicitó al Congreso 647 millones de dólares y espera captar el monto restante de otras fuentes extranjeras.

El congreso salvadoreño suele aprobar los presupuestos en septiembre para el ejercicio fiscal siguiente, que inicia cada 1 de enero.

Los líderes centroamericanos han calculado el costo total del plan en 5.000 millones de dólares a cinco años a partir del 2016.

Mientras gestionan la aprobación de fondos en el Congreso estadounidense, Guatemala y Honduras han experimentado concurridas manifestaciones contra la corrupción gubernamental.

Pero Martínez sostiene que lejos de convertirse en un obstáculo para la aprobación de fondos, las manifestaciones demuestran que hay investigaciones en curso.

"Lo bueno es que ninguno de los gobiernos está metiendo presos a los manifestantes, sino a los corruptos. Es una buena señal. En otros tiempos, un gobierno le hubiera dado palos a esta gente, pero ahora se expresan libremente", indicó.

Martínez, quien visita la capital estadounidense para explicar a legisladores y grupos de opinión los fundamentos del plan regional, calificó el repunte de homicidios registrado este año en su país como una "típica reacción violenta" a la aplicación de una estrategia nacional de seguridad, alineada con la Alianza y con el plan de seguridad del Sistema de Integración de Centroamérica (SICA).

Los ataques de las pandillas arreciaron luego que el gobierno se negara a negociar con sus cabecillas y respondiera enviándolos a una cárcel de máxima seguridad, donde han perdido privilegios penitenciarios que gozaban previamente.

El 2014 cerró con 3.942 asesinatos, un aumento de 1.429 muertes violentas en comparación con 2013.

"Muchos observadores nos han dicho que estamos con la estrategia correcta, que pronto habrá un punto de inflexión", señaló.

Martínez planea retornar el sábado a El Salvador.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: www.twitter.com/luisalonsolugo