Chile ofrece a Bolivia reanudar relaciones diplomáticas

El canciller chileno Heraldo Muñoz ofreció el viernes a Bolivia reanudar relaciones diplomáticas sin condiciones.

Bolivia rompió relaciones con Chile en marzo de 1978 tras el fracaso de las negociaciones para que ese país recuperara una salida soberana al océano Pacífico que perdió en una guerra con los chilenos en el siglo XIX.

"Chile está disponible para restablecer relaciones diplomáticas con Bolivia de inmediato, si hay voluntad política", dijo Muñoz a radio Cooperativa.

El presidente chileno Ricardo Lagos (2000-2006) ya había hecho hizo el mismo ofrecimiento, que fue rechazado por La Paz que condicionó los vínculos plenos a la recuperación de su acceso soberano al mar.

El ofrecimiento de Chile surge en el marco de la visita del papa Francisco a Bolivia, donde el pontífice llamó a dialogar a La Paz y Santiago sobre una salida al mar.

Muñoz ofreció la posibilidad de reanudar relaciones "de inmediato" pese a que Bolivia demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia en 2013. Chile negó la competencia de esa corte porque existe un tratado limítrofe con Bolivia suscrito en 1904 que consagra las nuevas fronteras tras la guerra disputada entre 1879 y 1883.

El canciller chileno dijo que "no es necesario formalizar esta invitación, siempre hemos estado disponibles pero lo quiero recordar, porque fue Bolivia quien rompió relaciones diplomáticas y si bien es cierto que radicaron su demanda en La Haya, sin perjuicio de eso, estamos dispuestos a dialogar con Bolivia con relaciones diplomáticas".

La víspera Muñoz había afirmado que lo que pretende Bolivia con su demanda en La Haya es obligar a Chile "a una negociación con un solo resultado que es la cesión de territorio, el traspaso de territorio. Eso es absolutamente inaceptable".

En la guerra del siglo XIX los peruanos lucharon aliados con Bolivia y el tratado de límites chileno-peruano establece que cualquier salida al mar para los bolivianos por territorios que antes del conflicto fueron peruanos deben contar con el beneplácito de Perú.

Las negociaciones chileno-bolivianas de 1978 fracasaron por la negativa de Perú, lo que llevó a Bolivia a romper las relaciones diplomáticas con Chile, las que actualmente se mantienen a nivel consular.