Legisladores griegos respaldan programa de reformas

El Parlamento griego respaldó el sábado el plan de reformas gubernamental que contiene medidas de austeridad para obtener un tercer rescate, pero el gobierno sufrió pérdidas significativas de parte de legisladores disidentes.

La solicitud, que buscaba autorizar al gobierno a utilizar la propuesta como una base de negociación con los acreedores internacionales, fue aprobada con 251 sufragios a favor, 32 en contra y votos de "presente" --una forma de abstención-- en el Parlamento de 300 bancas durante una sesión que se extendió después de la medianoche.

Los que votaron "presente" o estuvieron ausentes, así como dos de los que sufragaron en contra, son miembros del Partido Syriza del primer ministro Alexis Tsipras, lo que generó interrogantes sobre la estabilidad de su gobierno.

Entre los disidentes estuvieron dos ministros --Panagiotis Lafazanis, a cargo del ministerio de Energía, y Dimitris Stratoulis, que encabeza el de Seguridad Social_, así como Zoe Konstantopoulou, presidente del Parlamento y destacado miembro del partido.

"Respaldo al gobierno pero no apoyo un programa de austeridad de desregulación neoliberal y privatizaciones que... prolongaría el círculo vicioso de recesión, pobreza y miseria", afirmó Lafazanis en un comunicado de prensa en el que explicó su objeción "radical y categórica" a la propuesta.

El exministro de finanzas Yanis Varoufakis, que renunció esta semana, estuvo ausente por razones familiares, e indicó en Twitter que estaba pasando el fin de semana con su hija que había venido a visitarlo desde Australia. Aunque envió una carta en la que afirmó que habría votado a favor si hubiera estado presente, ésta no pudo ser contabilizada entre los sufragios de "sí" bajo las normas parlamentarias.

Todos los partidos de oposición votaron a favor, salvo el Amanecer Dorado, de inspiración nazi, y el Partido Comunista.

Las medidas propuestas, incluidas alzas de impuestos y recortes a las pensiones, seguramente infligirán más dolor al pueblo griego, que hace apenas unos días votó abrumadoramente en contra de un plan similar.

Pero la nueva propuesta, si es aprobada por los acreedores internacionales de Atenas, proporcionará apoyo financiero a más largo plazo para un país que ha soportado seis años de recesión.

Si no se logra un acuerdo, Grecia enfrenta la perspectiva inmediata de salir de la eurozona. Sería la primera nación en hacerlo.

Si la propuesta es aprobada, el gobierno griego recibiría un paquete de préstamos a tres años por casi 60.000 millones de dólares (53,500 millones de euros), así como alguna forma de alivio de deuda. Eso es mucho más que los 7.200 millones de euros que quedaron del rescate previo de Grecia, los cuales habían estado en juego en las negociaciones de cinco meses del país hasta el mes pasado.

En declaraciones anteriores en el debate que comenzó el viernes justo antes de la medianoche, Tsipras reconoció que las reformas que su gobierno ha propuesto a cambio de un tercer rescate financiero son duras e incluyen medidas que se alejan de las promesas de campaña de su partido, pero insistió en que son la mejor oportunidad para que Grecia salga de su crisis.

Tsipras reconoció que su gobierno ha cometido errores durante los seis meses que lleva en funciones, pero aseveró que había negociado tan duro como pudo.

"No hay duda de que por seis meses hemos estado en guerra", dijo, y añadió que su gobierno peleó "duras batallas" y que perdió algunas de ellas.

"Ahora tengo la sensación de que hemos llegado a la línea fronteriza. De aquí en adelante es un terreno minado, y no tengo el derecho a restar importancia a esto o a esconderlo del pueblo griego", manifestó.

Pero insistió en que las nuevas propuestas contienen medidas que ayudarán a la economía y que, de ser aprobadas por los acreedores de Grecia, destrabarían suficiente financiamiento para que el país salga de su prolongada crisis.

Panos Kammenos, el ministro de Defensa que encabeza el Partido Griegos Independientes, miembro de la joven coalición gubernamental, dijo que estaba respaldando un voto en favor de la propuesta, a pesar de que va en contra de los principios de su partido. Éste tiene 13 escaños en el Parlamento.

"Quiero afirmar claramente: no tengo miedo de que Grecia salga de la eurozona", señaló. "Tengo miedo de una cosa: la división nacional y una guerra civil".

Dijo que temía que la incapacidad de llegar a un acuerdo a la larga pudiera derivar en una revolución interna.

___

Los periodistas de The Associated Press Anna Psaroudakis en Atenas, Angela Charlton en París y Mike Corder en La Haya, Holanda, contribuyeron a este despacho.

___

Derek Gatopoulos está en Twitter como: http://www.twitter.com/dgatopoulos y Elena Becatoros como: http://www.twitter.com/ElenaBec