El Salvador: muere policía herido en ataque de pandilleros

Uno de los dos policías que resultaron heridos el martes en un ataque de las pandillas a la seguridad del Parlamento Centroamericano, murió la tarde del jueves, informaron las autoridades.

El agente Joaquín Montiel Benítez, de la División de Protección a Personalidades de la Policía Nacional Civil, murió en el hospital de emergencia del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, donde recibía atención médica después del ataque donde resultó con unas 10 heridas a bala. Otro policía resultó con heridas leves y está fuera de peligro.

Pistoleros de la pandilla Barrio 18, llegaron el martes hasta las proximidades del edificio del Parlamento Centroamericano, en las proximidades del Centro de Gobierno, se bajaron de un vehículo y le dispararon a los policías a corta distancia que no lograron desenfundar sus armas.

Los asesinos huyeron del lugar a bordo de un vehículo en que abandonaron a pocas cuadras de la escena del crimen y abordaron otro vehículo en el que se dieron a la fuga.

Las autoridades iniciaron la búsqueda con el apoyo de helicópteros de la Policía y fueron alertados que los atacantes se habían refugiado en una auto hotel de la zona. Fuerzas combinadas de la Policía y del ejército hicieron una revisión en el auto hotel y en una de las habitaciones encontraron a los tres hombres que según las autoridades participaron en el ataque y los identificaron como miembros de la pandilla Barrio 18.

Con la muerte del agente Montiel Benítez, en lo que va del año los grupos criminales han asesinado a 34 policías, a un mecánico de la corporación, a 13 militares, a seis guardias de centros penales y a un fiscal. En 2014 fueron asesinados 239 policías, en su mayoría cuando se encontraban de licencia.

Los ataques de las pandillas arreciaron luego que el gobierno se negará a negociar con sus cabecillas y respondiera enviándolos a una cárcel de máxima seguridad, donde han perdido todos los privilegios penitenciarios.

Según las autoridades, los pandilleros están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. Un 60% de las víctimas son miembros de estas estructuras criminales que tienen presencia en barrios populosos.

El mes de junio cerró con 677 homicidios, superando los registros históricos en El Salvador. En mayo se reportaron 641 homicidios, con un aumento significativo en comparación con los primeros meses del año.

El 2014 cerró con 3.942 asesinatos, un aumento de 1.429 muertes violentas en comparación con 2013.