Oposición hondureña pide intervención de la ONU

Los líderes de los cuatro partidos de oposición de Honduras anunciaron el jueves su apoyo a la creación de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Honduras para que intervenga el sistema judicial del país en medio de continuas manifestaciones multitudinarias contra la corrupción.

"Ante el agotamiento del sistema de justicia hondureño, pedimos justicia internacional", dijo Manuel Zelaya, líder del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) en una rueda de prensa en Tegucigalpa en la que compareció junto a Mauricio Villeda, líder del partido Liberal, Salvador Nasrallah, del partido Anticorrupción y Guillermo Valle, presidente del partido Anticorrupción.

"Tenemos una alianza de oposición frente a la dictadura. Buscamos acuerdos contra la corrupción y los atropellos. La Cicih (Comisión Internacional contra la Impunidad) viene. Nadie la detiene", agregó Zelaya, de LIBRE, principal partido opositor.

"La corrupción es un flagelo salvaje que explota a la sociedad y solo beneficia a pocos", dijo Zelaya.

"Ante la incapacidad del sistema judicial hondureño y la desconfianza del pueblo en nuestra institucionalidad debe venir un tribunal internacional a impartir justicia", añadió Zelaya, a quien los militares depusieron en 2009 por promover reformas constitucionales para continuar en el poder.

"Tenemos que fortalecer las instituciones del país. Están débiles.", afirmó Mauricio Villeda, líder del segundo partido de la oposición, que mencionó a la Corte Suprema de Justicia, al congreso y la fiscalía.

"El Salvador y Honduras deberían copiar a Guatemala", propuso Salvador Nasralla con relación a la instalación por parte de las Naciones Unidas de una Comisión contra Ia Impunidad.

A finales de mayo, un grupo de jóvenes comenzó a reunirse en los bajos del Congreso Nacional bajo la denominación de Oposición Indignada y desde entonces ha convocado marchas que comenzaron reuniendo a una docena de personas y se han repetido cada semana en todas las ciudades del país con cada vez mayor asistencia. Portan antorchas en recuerdo de las víctimas del desfalco del Seguro Social, un esquema de corrupción establecido por miembros del gobernante Partido Nacional que hizo perder más de 120 millones de dólares a las arcas de las pensiones en compras fraudulentas de medicamentos en mal estado, servicios sobrevalorados y comisiones.

Parte del dinero fue desviado a la campaña electoral del Partido Nacional y el presidente Juan Orlando Hernández, que lo ha reconocido pero se ha defendido argumentando que no tenía conocimiento de los hechos.

Una misión de las Naciones Unidas se encuentra en Honduras desde el lunes para reunirse con sectores de la sociedad civil y el gobierno para elaborar su informe sobre la situación. El miércoles se reunieron con los portavoces de los Indignados.

"Nosotros estamos tratando de unificar a toda la sociedad hondureña, nos vamos a reunir con todos los sectores del país", dijo Ariel Varela, uno de los líderes de los Indignados.

--

El periodista Freddy Cuevas, contribuyó a esta información desde Tegucigalpa.