Tratamiento de belleza puede ser peligroso para perros

Curly, un poodle miniatura, tenía 17 años cuando murió. Pero la edad avanzada no lo mató, sino el tratamiento de belleza, dijeron sus propietarios y veterinarios.

Scott y Elsa Wyskocil, residentes de Los Ángeles, llevaron al perrito de 4,5 kilogramos (10 libras) para un lavado y corte de pelo el año pasado, pero Curly no sobrevivió el tratamiento estético. Murió después de ser colocado en un secador en caliente en el negocio C&C Pet Food for Less, y su temperatura interna era de 43 grados Celsius (109 F) una hora después de su muerte, según muestran los documentos.

Los veterinarios dijeron a la pareja que "probablemente no querrán escuchar esto, pero lo cocinaron", dijo Scott Wyskocil. "Lo pusieron en el secador y se olvidaron de él".

La pareja interpuso una demanda por 10.000 dólares al negocio, cuyo propietario no contestó llamadas reiteradas de The Associated Press.

Hay perros que han muerto o resultado lesionados por secadores, tijeras afiladas o sus propias correas cuando los dejan sin vigilancia durante esos tratamientos de belleza para mascotas, que no requieren licencia para operar en Estados Unidos y tienen reglas que varían de un negocio en otro.

La reciente muerte de mascotas en un comercio de Petco en Virginia y en un salón de Nueva Jersey han renovado los pedidos de que se dicten regulaciones para el acicalamiento canino, y hay proyectos de ley pendientes en Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts. Una medida en California para regular esa industria fracasó en 2012, pero sus promotores confían en revivirla.

Mientras tanto, el Consejo Asesor Conjunto de la Industria de las Mascotas trabajó con tres asociaciones de aseo y atención de animales para establecer normas de seguridad e higiene que puedan emplearse como base para leyes estatales, dijo Mike Bober, vicepresidente ejecutivo de la asociación reguladora del comercio de mascotas para fabricantes, productores, aseadores y minoristas.

Las normas propuestas para el manejo de las herramientas, secadores y los mismos animales fueron concluidas esta semana, y los detalles se anunciarán en una muestra del sector el 21 de julio.

"El mejor enfoque sería la puesta en práctica de normas uniformes que todos los estados puedan usar como base para la certificación de la actividad", afirmó Bober. "Debe hacerse algo para que la gente confíe en que dejan a sus mascotas en buenas manos".