Concejal de NY: Washington debe ayudar a Puerto Rico

Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo Municipal de la ciudad de Nueva York y quien posiblemente se está convirtiendo en uno de los políticos puertorriqueños más influyentes del país, exhortó al Congreso federal y al gobierno del presidente Barack Obama a que intervengan y ayuden a la isla, que vive bajo el peso de una deuda enorme.

Mark-Viverto, quien nació en Puerto Rico, dijo el miércoles que la situación en su lugar de origen es "una crisis fiscal" que requiere ayuda de la superpotencia que se encuentra a 1.600 kilómetros (1000 millas) de sus costas.

"Mi madre aún vive allá, mi familia aún vive allá. Espero jubilarme y vivir allá algún día", dijo Mark-Viverito a The Associated Press en sus primeros comentarios sobre el asunto. "Esto es muy personal para mí, ver a Puerto Rico en esta situación".

El gobernador de Puerto Rico Alejandro García Padilla dijo el mes pasado que la deuda pública de 72.000 millones de dólares de la isla es impagable dado el actual nivel de crecimiento económico. El territorio estadounidense en el Caribe está buscando una moratoria de pagos por parte de tenedores de bonos --incluido Estados Unidos-- para tratar de emerger de casi una década de recesión.

Mark-Viverito, una demócrata que fue elegida presidenta del concejo municipal el año pasado, pidió una acción rápida para hacer frente a la situación, la cual se ha convertido recientemente en un tema de debate entre los precandidatos presidenciales rumbo a las elecciones de 2016.

Ella pidió que el Congreso permita que Puerto Rico reestructure su deuda, para que otorgue al territorio estadounidense la misma capacidad que tienen las ciudades y corporaciones públicas bajo el código de bancarrota. La precandidata presidencial demócrata Hillary Rodham Clinton apoyó una estrategia similar a inicios de esta semana.

"El Congreso no es un sitio muy amigable en estos momentos", dijo la liberal Mark-Viverito, "pero no podemos esperar".

La concejal urgió además al gobierno de Obama a emitir órdenes ejecutivas que disminuirían los costos de embarque y atención sanitaria en la isla, sumida en una prolongada crisis económica.

"La gente joven está saliendo año tras año porque existen mejores oportunidades en otros lados", dijo Mark-Viverito, quien tiene una propiedad en Puerto Rico y regresa varias veces al año para visitar la isla en la que vivió antes de mudarse a Manhattan cuando tenía 18 años de edad. "La visión general tiene que cambiar".

Mark-Viverito, que en los últimos meses ha ganado influencia política al destacar como una voz franca sobre reformas de inmigración y en materia policial, dijo que su equipo ha hablado con el senador federal por Nueva York Charles Schumer y con líderes de otras ciudades de Estados Unidos con poblaciones puertorriqueñas grandes para que sumen apoyo e intercedan en Washington en busca de ayuda.

La Casa Blanca ha dicho que no está considerando un rescate financiero federal para Puerto Rico. En la Cámara de Representantes está pendiente una legislación que permitiría a Puerto Rico utilizar las leyes de bancarrota contenidas en el Capítulo 9. En el Senado, Schumer y el senador Richard Blumenthal, de Connecticut, están planeando proponer una legislación acompañante.