Cuba y EEUU en Toronto: La rivalidad deportiva no se toca

Eternos rivales en el deporte, Cuba y Estados Unidos se citan en los Juegos Panamericanos en un momento en el que ambos países están por reanudar relaciones diplomáticas tras cinco décadas de distanciamiento político.

¿Tendrá impacto la mejoría de las relaciones bilaterales de las naciones geográficamente vecinas en los Juegos de Toronto? Los jefes de las delegaciones de ambos países en las justas coincidieron el miércoles que la política y el deporte no deben mezclarse.

"En el deporte seguimos igual", señaló Antonio Becali, el presidente Instituto Nacional del Deporte de Cuba. "Nuestros atletas vienen enfocados a competir como siempre lo han hecho y no tienen nada que ver con las relaciones que hoy se están interesando entre Cuba y Estados Unidos".

Alan Ashley, el director de rendimiento deportivo de Estados Unidos que funge como jefe de misión, consideró como "positivo" el giro de la relación diplomática pero que se trata de algo "ajeno al deporte".

"Competir contra Cuba siempre ha sido motivo de orgullo para nuestros atletas", señaló Ashley. "Hemos hechos muchas cosas para que siempre los protagonistas sean los atletas, el deporte y confraternizar en la competencia. Nada de eso cambiado y seguiremos fomentándolo".

Cuba y Estados Unidos reabrirán embajadas el 20 de julio.

En cuanto al deporte, los dos países son los eternos dominadores en la cita panamericana.

Con un contingente que oscila en los 460 atletas, Cuba no quiere perder su habitual segundo lugar en el cuadro de medallas, que ha ocupado desde Cali 1971. La excepción fue cuando le tocó ser anfitriona en La Habana 1991 y desplazó a Estados Unidos de la cima.

Pero los cubanos afrontarán dos amenazas: la condición de local de Canadá --por ende con la delegación más numerosa-- y el empuje de Brasil en su andamiaje deportivo con miras a los Juegos Olímpicos de Río el año próximo.

Otro desafío es la posibilidad de deserciones. La última vez que Canadá montó unos Panamericanos, en Winnipeg 1999, 13 cubanos se quedaron en el país.

Recién la semana pasada se confirmó que dos jugadores de la selección de béisbol --el deporte rey de la isla-- desertaron en Estados Unidos, donde participaban de una gira de exhibición contra un combinado universitario.

Becali destacó la juventud de su representación, con una media de 25 años. El 36,5% cuenta con experiencia previa en Panamericanos y dos tercios han competido en justas multideportivas.

Entre sus figuras sobresalen tres campeones de los Juegos Olímpicos de Londres 2012: Mijail López (lucha gregorromana), Idalys Ortiz (judo), Roniel Iglesias (boxeo) y Leuris Pupo (tiro). También sobresale Pedro Pablo Pichardo, la sensación de 22 años del salto triple y que apunta a eclipsar pronto el récord mundial de la prueba.

"La nuestra es una delegación joven, con una experiencia muy alta. Y en estos Juegos Panamericanos no vamos a ser menos", dijo Becaldi.