Chile: Justicia ratifica suspensión de Pascua Lama

La Tercera Sala de la Corte Suprema chilena ratificó el miércoles la decisión de un tribunal inferior que suspendió la construcción del proyecto minero Pascua Lama, de la mayor productora mundial de oro, aunque rechazó la petición de indígenas diaguitas de endurecer las condiciones para impedir que las faenas se reanuden.

El fallo unánime ratificó la decisión de la Corte de Apelaciones de Copiapó, 800 kilómetros al norte de Santiago, y dijo que las medidas estipuladas por el tribunal de alzada "son suficientes para proteger las garantías constitucionales que se denuncian vulneradas... puesto que se ha ordenado paralizar las faenas del proyecto Pascua Lama" hasta que se construyan las obras destinadas "a dar protección al recurso hídrico".

Las obras de construcción del proyecto Pascua Lama, de Minera Nevada SpA, filial de la compañía canadiense Barrick Gold Corp., están paralizadas desde abril, cuando se acogió una querella de los diaguitas en la que afirman que las obras iniciales de construcción de un camino que corre paralelo a un río contaminaron sus aguas.

El máximo tribunal del país, cuya decisión es inapelable, recuerda que Barrick Gold debe cumplir con un plan de monitoreo establecido en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que contempla un sistema para fiscalizar el cumplimiento de las medidas.

Lorenzo Soto, abogado de los diaguitas, dijo a The Associated Press que "es relevante que la Corte Suprema haya confirmado en todas sus partes lo resuelto por la corte de Copiapó, porque ordenó revisar el permiso ambiental de Barrick. Si bien no lo anuló, ordenó su revisión" por parte del Tribunal Ambiental.

"El proyecto mantiene la incertidumbre de cuáles son sus condiciones definitivas de ejecución", afirmó Soto. Precisó que el tribunal ambiental debería pronunciarse dentro de unas tres semanas a un mes.

Los diaguitas del Valle del Huasco, en el norte, apelaron a fines de julio la resolución de la corte de Copiapó y exigieron un nuevo estudio ambiental que, si hubiera sido aceptado por la Corte Suprema, habría mantenido la paralización de la mina al menos dos o tres años más.

Pidieron también un estudio antropológico de los indígenas de esa etnia, de su cultura y que se consulte a las comunidades "porque fueron omitidas", dijo Soto, que representa a unos 3.000 diaguitas.

La Corte recordó que tanto las comunidades diaguitas como la compañía canadiense pueden pedir ante la autoridad o el tribunal ambiental correspondiente que se revoque la RCA del proyecto, "o para constatar si se mantienen o no las variantes ambientales vigentes al momento de aprobar el proyecto".

Soto dijo que si la resolución del tribunal ambiental no los satisface, recurrirán nuevamente a las cortes de justicia ordinaria.

El máximo tribunal estimó que las peticiones de los indígenas "rebasan considerablemente el petitorio de su acción cautelar, pues en definitiva lo que pretenden es que esta Corte revoque la Resolución de Calificación Ambiental, lo que no fue solicitado en el recurso".

Las 13 comunidades diaguitas viven a los pies de la cordillera de los Andes, donde Barrick movía tierras y habilitaba caminos para construir la parte chilena de la mina de oro. En la parte argentina se está construyendo una planta procesadora y otras instalaciones.

Luego de la detención judicial de las obras en abril, en mayo el máximo ente supervisor ambiental también ordenó el congelamiento porque, afirmó, detectó 23 incumplimientos ambientales y le aplicó a la compañía una multa de 16 millones de dólares.