Curdos imponen toque de queda en Raqqa, Siria

Las autoridades curdas en el norte de Siria impusieron un toque de queda de una semana en determinadas áreas que recuperaron recientemente de manos del grupo extremista Estado Islámico, afirmó un grupo activista el martes.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que el toque de queda comenzará el miércoles y se aplicará a las áreas en control de los curdos en la provincia de Raqqa y los suburbios de la ciudad cercana de Ras Al-Ayn. Agregó que quienes quieran mudarse durante esas horas deberán conseguir aprobación del cuerpo local de la policía curda conocida como "Asayish".

Miembros de las Unidades de Protección del Pueblo Curdo han desalojado al Estado Islámico de varias zonas del norte de Siria en los últimos meses apoyados por los ataques aéreos de la coalición encabezada por Estados Unidos. Los contraataques de los extremistas han dejado veintenas de muertos.

El lunes, el Estado Islámico capturó el pueblo de Ein Issa y aldeas vecinas en un ataque sorpresivo a las fuerzas curdas, dos semanas después que estas lo habían controlado.

En otra ofensiva, los combatientes islamistas atacaron la ciudad norteña siria de Kobani, donde asesinaron a más de 200 personas en la ciudad que se había convertido en un símbolo de la resistencia curda a los extremistas. La lucha se prolongó durante días hasta que los milicianos del Estado Islámico fueron muertos o capturados.

Juan Mohammed, un funcionario curdo en el norte de Siria, no tenía confirmación sobre el toque de queda pero afirmó que la medida tiene sentido y que las unidades de protección han establecido la misma medida en otras áreas bajo su control recientemente.

"Estamos en un estado de guerra abierta y la cautela es importante", afirmó. "Deben tomarse esas medidas para prevenir infiltraciones".

El Observatorio informó que 78 combatientes del Estado Islámico han muerto desde el domingo en choques con los curdos o en ataques aéreos de la coalición.

El lunes, el vocero de las fuerzas curdas Redur Khalil dijo que durante junio, 483 milicianos del Estado Islámico murieron en la lucha con los curdos. Agregó que tenían en su poder los cadáveres de 223 milicianos y seis prisioneros. Agregó que 62 curdos murieron en junio en 44 combates contra los extremistas islámicos.