El gobierno acordó el miércoles una serie de acciones para agilizar la entrega de las divisas oficiales a sectores claves y facilitar el ingreso de importaciones al país para combatir el severo desabastecimiento de algunos alimentos y productos básicos como el papel higiénico.

El vicepresidente Jorge Arreaza anunció el miércoles a la prensa que para acelerar las compras externas de bienes el gobierno decidió extender hasta finales de año la vigencia de los certificados de no producción y la suspensión de las solvencias de esos certificados para las importaciones de rubros prioritarios como los alimentos, productos de higiene e insumos del sector salud.

Para la entrega de las divisas el gobierno estableció que los dólares se otorgarán por cadena productiva, y que las autoridades darán prioridad a las solicitudes de los sectores claves como los alimentos, medicina y autopartes.

De igual forma, el gobierno decidió agilizar la descarga de mercancías en los puertos para permitir el rápido abastecimiento de productos, precisó el vicepresidente. Algunos opositores han denunciado que frente a las costas de Puerto Cabello, el principal terminal portuario del país, hay numerosos barcos que tienen varios días esperando para descargar las mercancías.

El anuncio de las nuevas medidas se da en medio severas dificultades de abastecimiento de algunos bienes básicos, que incluso han sido reconocidas por el Banco Central de Venezuela que el mes de agosto registró un índice de escasez de 20%, que es una de las tasas más altas que se ha alcanzado desde que se comenzó a difundir el indicador en 1990.

El presidente Nicolás Maduro y otras autoridades han responsabilizado al sector privado del desabastecimiento y han señalado a los empresarios, sin mostrar pruebas, de mantener un complot y una "guerra económica" contra el gobierno.

Los dirigentes empresariales han rechazado los señalamientos y han planteado que las fallas el abastecimiento son consecuencia de la reducción de la entrega de las divisas oficiales que ha afectado la importación de materias primas, equipos y repuestos, y las distorsiones generadas por una década de controles de precios y de cambio que ha hecho caer la producción.

Para superar el problema de desabastecimiento, Maduro anunció a mediados de mes que acordó con su par colombiano, Juan Manuel Santos, elevar las importaciones de diversos productos del vecino país para cubrir la demanda local y fortalecer las reservas alimentarias del gobierno.

"Debe empezar a llegar a Venezuela la próxima semana más de 600 millones de dólares en compras a Colombia para fortalecer el abastecimiento de productos para el pueblo", expresó el mandatario.

Maduro decidió también que el Estado comprará en el mercado local e internacional, en un lapso no mayor de 10 meses, unas 3.6 toneladas de diversos productos y alimentos, con una inversión estimada de unos 4.650 millones de dólares, para atender el desabastecimiento, según señala la Gaceta Oficial que fue difundida el 20 de septiembre.

Venezuela es altamente dependiente de las importaciones, las cuales suplen más de la mitad de los alimentos procesados que se consumen en el país, según cálculos de la encuestadora local Datanálisis. Durante el 2012 las importaciones alcanzaron casi los 60.000 millones de dólares.