Vinculan hermano de Uribe por nexos paramilitares

Santiago Uribe, hermano menor del ex presidente Alvaro Uribe, fue vinculado formalmente a una investigación penal por sus presuntos nexos con grupos paramilitares, informó el miércoles la Fiscalía General.

El hermano del ex jefe de Estado fue citado a indagatoria por su aparente apoyo a un grupo paramilitar que habría operado en los años 90 en el municipio de Yarumal, en el departamento de Antioquia y a unos 305 kilómetros al noroeste de Bogotá, dijo la oficina de prensa de la Fiscalía.

Santiago Uribe advirtió telefónicamente que no iba a hablar del tema que lo relaciona con el supuesto grupo paramilitar en Yarumal.

"Citan a indagatoria a mi hermano después que abogado de (Gustavo) Petro (alcalde de Bogotá) dijo que Fiscalía no procedía por mis influencias", escribió el ex mandatario Alvaro Uribe (2002-2010) en su cuenta de Twitter. Fue una referencia a Daniel Prado, que ha sido abogado de Petro, ex guerrillero y reconocido adversario de los Uribe, y quien ha fungido como defensor del testigo contra Santiago Uribe.

Consulado telefónicamente por The Associated Press, el ex presidente Uribe dijo desde México que, aparte de su comentario en Twitter, no iba a ahondar más sobre la situación judicial de su hermano.

El abogado de Santiago Uribe, Jaime Granados, confirmó la determinación de la Fiscalía y precisó que el 17 de octubre se cumplirá la indagatoria o diligencia de descargos.

Según Granados, la citación está relacionada con las afirmaciones que hizo el mayor en retiro de la Policía, Juan Carlos Meneses, en el sentido de que Santiago Uribe habría auspiciado un escuadrón de la muerte en la localidad de Yarumal.

Granados hizo hincapié en que su cliente acudirá a la diligencia del 17 de octubre "para demostrar que todo esto contra don Santiago Uribe es falso".

"A partir de una denuncia formulada hace un año en contra del mayor Meneses, por falso testimonio, ayer (lunes) la Fiscalía General determinó investigarlo como tal, y es prófugo de la justicia", agregó Granados posteriormente en un comunicado de prensa.

"No existe ninguna prueba que señale al señor Uribe Vélez, distinta al falso testigo, mayor (r) Juan Carlos Meneses, y ahora el señor Eunicio Alfonso Pineda Luján, quien al igual que Meneses llegó de forma sorpresiva y sospechosa a declarar al proceso", añadió el jurista.

La Fiscalía informó además que Meneses también fue citado a indagatoria el 18 de octubre. Tanto en el caso de Meneses como de Santiago Uribe, precisó el reporte oficial, se investiga también el asesinato en febrero de 1994 de un hombre llamado Camilo Barriendo Durán.

El 24 de mayo de 2010, en entrevista con la AP, Meneses enfiló baterías contra Santiago Uribe. Y aclaró entonces que carecía de pruebas que implicaran al ex mandatario en la actividad del grupo ilegal.

Meneses dijo que conoció de las actividades ilegales de Santiago Uribe porque él mismo recibió pagos mensuales por ser permisivo con el accionar del grupo ilegal.

"En ningún caso de estos (asesinatos) yo actué... Yo lo único que hacía era colaborarle al grupo y a Santiago, pero yo nunca participé...mi función era colaborarles" al dejar operar a los paramilitares, agregó el otrora policía.

Dijo no tener nada en contra del ex presidente Uribe. Contó que en 1994 llegó como comandante de la policía a Yarumal y conoció a Santiago Uribe, quien era uno de los copropietarios de una finca en la zona llamada "La Carolina", un criadero de toros de casta.

La Carolina era supuestamente además un campo de entrenamiento físico donde Meneses alguna vez vio hasta 15 hombres enfundados en uniformes militares que portaban fusiles AK-47 y los R-15.

El ex policía manifestó que a cambio de un pago mensual de entre 600 y 750 dólares, Santiago Uribe le pidió que colaborara con el grupo paramilitar que él tenía en la zona y que se dedicaba a asesinar a atracadores, consumidores de droga y cuatreros. Reveló que el grupo fue conocido como un escuadrón de la muerte con el nombre de "Los 12 Apóstoles", a los que se imputan más de 50 asesinatos.

En 2004 Meneses solicitó el retiro voluntario de la Policía.

En 1995, tras estallar un escándalo en la prensa sobre el supuesto grupo de sicarios, la Fiscalía se abstuvo de abrir investigación formal contra Santiago Uribe con el argumento de que no había pruebas suficientes y contundentes para hacerlo. Pero tras las afirmaciones de Meneses la investigación se reactivó.