El atacante de los astilleros navales de Washington no tenía como blanco a individuos específicos cuando perpetró su ataque dentro de un edificio, donde mató a 12 personas, dijo el miércoles el FBI.

Valerie Parlave, directora de la oficina del FBI en Washington, dijo en una conferencia de prensa que los investigadores seguían tratando de explorar los antecedentes y motivaciones de Aaron Alexis. Sin embargo, agregó que Alexis tenía un historial bien documentado de problemas de salud mental.

Parlave señaló que Alexis se imaginaba que era controlado por ondas de extremada baja frecuencia (ELF por sus siglas en inglés). Alexis había escrito "mi arma ELF" en la escopeta que usó en el ataque armado.

Alexis, un ex reservista de la marina y contratista, fue abatido en un tiroteo con la policía.