América: Martino y Agüero, humoristas de lujo

Con bastante humor y distendida. Así llega Argentina a la final del sábado con Chile por la corona de la Copa América.

Su técnico Gerardo Martino admitió que en la cabeza se puso un "quincho" (implante capilar) y el artillero Sergio Agüero destacó que le desea a su compañero de habitación Lionel Messi que duerma bien porque van a necesitar de su talento.

Relajado y locuaz, Martino le puso una cuota de humor cuando le preguntaron cuáles eran las diferencias y similitudes con su compatriota y técnico de Chile Jorge Sampaoli.

"Como me hice el quincho hace poco, no me parezco físicamente y antes me parecía un poco más", contestó Martino, aludiendo a que su Sampaoli luce la cabeza sin pelo. "Ambos somos de Santa Fe, pero eso de las comparaciones es más para la prensa".

El "Kun" Agüero también desempolvó una veta de humor, cuando se le preguntó si con Messi dormían bien en la habitación que comparten, algo que es rutina desde que se conocieron hace una década en la selección juvenil.

"Sí, descansamos bien. Con los ruidos y todo. Aunque haya bombos. 'Yo duermo igual' me dice (Messi). Y yo le contesto: Mientras tú duermas... Estamos todo el tiempo hablando de tonterías, pero pensando en lo que piensa cualquier jugador, en lograr títulos", relató.

Argentina no le esquiva el bulto a la necesidad que tiene de ganar la copa después de 22 años de frustraciones. Para Martino, llegó la hora de quebrar esa racha negativa con un equipo encabezado por Messi y que cuenta con otros talentos que se destacan en Europa como Javier Mascherano, Angel di María, Javier Pastore y Agüero.

"Sentimos la responsabilidad y la necesidad de intentar mañana ganar el partido", declaró el "Tata" Martino. "Siempre lo que se busca es ganar. Hay un mérito muy grande de parte de los chicos el poder jugar en menos de un año dos finales y eso lo valoramos, pero tenemos toda la intención de poder ganarla".

Argentina jugó la anterior final que perdió con Alemania 1-0 en el Mundial de Brasil, y encara este compromiso con la mira puesta en ganar este torneo continental que conquistó por última vez en Ecuador 1993 cuando el técnico era Alfio Basile. Mucho tiempo para un país que ganó la copa 14 veces, una menos que el más laureado que es Uruguay.

La experiencia de Martino en el banco puede ser vital ya que será su segunda final consecutiva en este torneo, después de la que perdió ante Uruguay en la copa de 2011 en Argentina como timonel de Paraguay.

"Es muy difícil este tipo de situaciones. Es difícil que te encuentren de casualidad, lo que significa que se han hecho las cosas bien", dijo el rosarino aunando el pasado con el presente. "En realidad, las expectativas que generan es tan grande que a lo mejor piensan que esto es una obligación. Falta poquito para el objetivo".