El Salvador: junio registra récord histórico de homicidios

El mes de junio cerró con 677 homicidios, que superó los registros históricos en El Salvador, informó el viernes el estatal Instituto de Medicina Legal.

En mayo se reportaron 641 homicidios, con un aumento significativo en comparación con los primeros meses del año, luego que las pandillas arreciaron sus ataques contra las autoridades y se incrementaron los enfrentamientos entre grupos rivales por el control de territorios donde ejercen amedrentamientos de la población civil y extorsionan a los empresarios del transporte colectivo y comerciantes.

El director del Instituto de Medicina Legal, Miguel Fortín Magaña, dijo que de los 677 homicidios registrados en junio, 613 corresponden a hombres y que el 85% fueron con armas de fuego.

Detalló que 69 de las víctimas eran niños y adolescentes y que la cifra de junio refleja un promedio de 22,6 muertes violentas al día,

"Desafortunadamente junio de 2015 ha resultado ser el año más violento de las post guerra", afirmó Fortín Magaña. "Nunca vamos a saber cuánto fue la violencia durante la guerra porque no había una medición, no se hacía autopsias", señaló.

Según organismos que velan por los derechos humanos que llevaban un recuento no oficial, se estima que en los 12 años de guerra murieron unas 76.000 personas y que otras 12.000 fueron desaparecidas.

Fortín Magaña dijo que de enero a junio de 2014 hubo 1.840 asesinatos en El Salvador y en el mismo período de 2015 han contabilizado 2.965, "una diferencia de 1.025 casos más".

En marzo de 212 las pandillas anunciaron una tregua sólo para detener los homicidios. La sangrienta guerra que libraban en las calles se suavizó pero propició consecuencias no del todo esperadas: el pacto les dio oxígeno para centrarse en consolidar sus áreas de influencia y su poder, según los detractores del pacto.

Desde que la tregua se rompió en septiembre de 2013 los homicidios fueron en aumento y ahora el país tiene un promedio de 22,6 al día frente a los seis que se registraban durante la vigencia del acuerdo. Un 60% de las víctimas son miembros de estas estructuras criminales.