La autorización para que el gobierno pida prestado expira el 17 de octubre y provocará que Estados Unidos se quede con sólo 30.000 millones de dólares en caja para pagar sus obligaciones, dijo el miércoles el secretario del Tesoro norteamericano Jacob Lew.

Esa predicción es ligeramente peor que la hecha el mes pasado y eleva la presión para que el Congreso aumente la capacidad de endeudamiento del gobierno para evitar que Estados Unidos caiga en moratoria de pagos.

Para el 17 de octubre el gobierno se quedará sin reservas de efectivo para pagar sus deudas. Lew advirtió que muy pronto estará imposibilitado de cubrir sus obligaciones.

Lew advirtió una vez más que el presidente Barack Obama no negociará con los republicanos el límite de endeudamiento. Los republicanos quieren que se hagan recortes presupuestales y otras medidas legislativas como el aplazamiento de un año de la nueva ley de salud que denominan "Obamacare".