Exclusiva AP: Agricultores norcoreanos enfrentan sequía

Agricultores norcoreanos trabajan para bombear agua del subsuelo a sus agrietados campos. En lugar de plantas de arroz en campos inundados de agua, tienen tierra agrietada. Un gran lago que se utiliza para abastecer tierras de cultivo cercanas está casi totalmente seco.

Apenas ha llovido en esta parte de la provincia de North Hwanghae, a una hora en coche desde la capital, Pyongyang, y una de las principales zonas de cultivo de arroz del país, según agricultores y funcionarios locales entrevistados por la Associated Press. Aunque la situación en la única zona que visitó AP parece sombría, no está claro como de severa es la sequía en el resto del país.

"Como la sequía continúa desde el año pasada, muchas tierras han sido dañadas", dijo Sin Ung Hyon, presidente del comité de gestión de la granja del condado de Unpha.

Corea de Norte restringe severamente el acceso de extranjeros por lo que la reciente afirmación de la prensa estatal de que el país enfrenta su peor sequía en un siglo ha chocado con un escepticismo generalizado. Pyongyang, ansioso por la posibilidad de recibir ayuda externa, empleó un lenguaje similar para describir episodios anteriores, y funcionarios en la rival Corea del Sur sostuvieron que no hay manera de confirmar exactamente qué está pasando.

Autoridades norcoreanas accedieron a una petición de la AP para volver a visitar esta zona, que el gobierno había calificado antes como una de las más afectadas. Un videoperiodista de AP estuvo acompañado por funcionarios locales durante su visita.

Desde fuera hay preocupación por posibles problemas futuros en el país, que tiene un largo historial de pobreza y mala gestión. Los críticos dicen que su gobierno autoritario está más dispuesto a gastar enormes cantidades de dinero en sus programas de misiles y nuclear que en infraestructuras y comodidades básicas.

Naciones Unidas advirtió que la falta de lluvias este año podría provocar más hambre. Hong Yong-pyo, ministro surcoreano de Unificación, dijo a legisladores esta semana que Seúl estaba dispuesto a considerar ayudar a su vecino del norte ante la sequía, aunque Pyongyang no ha realizado todavía ninguna petición oficial.

Agricultores entrevistados en esta zona de Corea de Norte dijeron que están abandonando el cultivo de arroz y plantan maíz, intentando aprovechar los acuíferos subterráneos para mantener las plantas de arroz mojadas y sanas. Pero la ausencia de lluvias arroja perspectivas sombrías incluso para el maíz.

"Con las dificultades de este año, los agricultores tienen muchas dificultades al intentar hacer su trabajo, porque nunca antes hemos tenido esta situación", dijo Kim Gyong Nam, que lidera un equipo de la granja municipal de Unpha. "Este año, debido a la grave sequía, no podemos cultivar arroz, así que aramos la tierra de nuevo y tuvimos que plantar arroz".

Jane Howard, vocera del Programa Mundial de Alimentos en Roma, dio que Corea del Norte enfrenta problemas de agua desde finales del año pasado por la escasez de lluvias y nevadas. Esto podría ser un problema grave hacia finales de año, porque la mayor parte de la producción alimenticia del país sale de las cosechas plantadas entre junio y julio.

El Ministerio de Unificación de Seúl dijo que la producción de patata y arroz de Corea del Norte podría caer hasta en un 20% con respecto al promedio de años anteriores si continua la escasez de lluvias. Aunque el índice de precipitaciones en el país el año pasado fue el más bajo desde 2000, el país evitó una descenso significativo de la producción por el fuerte suministro de agua para regar y la ausencia de inundaciones en verano, dijo el departamento.

Normalmente, la producción de alimentos de Corea del Norte se ve afectada por sequías o inundaciones que ponen de manifiesto las ineficiencias de su sistema agrícola, que depende mucho de la ayuda extranjera, el riego artificial y los cultivos en terraza que son vulnerables a lluvias torrenciales.

Se cree que una hambruna devastadora a mediados de la década de 1990 mató a cientos de miles de personas, aunque se discute el número exacto. El hambre también puede haber aliviado los estrictos controles estatales sobre la economía al dañar el sistema público de distribución de alimentos, allanando el camino a la actividad privada en mercados no oficiales.

___

El periodista de AP Kim Tong-hyung contribuyó a este despacho desde Seúl.