Lula tendrá papel activo en elección brasileña

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, la figura política más popular de Brasil, dijo que se involucrará de lleno en la campaña por la reelección de la actual mandataria Dilma Rousseff en los comicios de 2014.

Lula, quien gobernó Brasil de 2003 a 2010 y entregó el poder a la actual presidenta, fue el principal artífice de la elección de Rousseff, quien disputó la presidencia en 2010 sin ninguna experiencia electoral previa.

"Voy a hacer el mismo esfuerzo que hice en 2010, es como si fuera mi campaña. La victoria de Dilma (Rousseff) es mi victoria, el éxito de ella es el éxito del pueblo brasileño, de las capas más pobres", expresó Lula en una entrevista con el portal Rede Brasil Atual y otros medios divulgado el miércoles.

El ex presidente dejó el poder con índices de popularidad de alrededor de 80% e incluso sus detractores reconocen su capacidad de comunicarse con la población.

"Una cosa que sé hacer, y espero estar en condiciones para eso, es pedir voto. Me considero razonable en mítines, me gusta, me siento bien. Le agradezco a Dios todos los días por la relación de confianza que la población construyó conmigo", comentó el ex mandatario.

Precisó que su papel en la campaña de la mandataria será el que ella decida, porque no puede tomar acciones como conversar con algún partido político sin la autorización de Rousseff.

Encuestas de opinión señalan a la presidenta como favorita para ganar la reelección, aunque su nivel de respaldo cayó sensiblemente desde junio, cuando una ola de protestas populares en demanda de mejores servicios hizo tambalear su popularidad.

El declive en el apoyo de Rousseff llevó a miembros del gobernante Partido de los Trabajadores, fundado por Lula, a pedir la candidatura del ex presidente en las elecciones de 2014. Lula descartó esa posibilidad y aseguró que se empeñará en la reelección de la mandataria, quien fue ministra en sus ocho años de gobierno.

Un sondeo del Instituto MDA divulgado a principios de septiembre atribuyó a Rousseff 36,4% de las intenciones de voto, con la ex ministra del Medio Ambiente Marina Silva como su más cercana seguidora, con 22,4%.

Esos números llevarían la elección a una segunda vuelta. La ley electoral brasileña requiere una segunda ronda electoral en caso de que ninguno de los candidatos a cargos ejecutivos alcancen menos de 50% más un voto.

Brasil celebrará elecciones generales el 5 de octubre de 2014, con una segunda vuelta el 26 de ese mes.