Gobernador: Acreedores deben ayudar Puerto Rico ante crisis

Los acreedores tienen la responsabilidad de ayudar a Puerto Rico a salir de su crisis económica, ya que prestaron dinero a sabiendas que el gobierno se hallaba en déficit, afirmó el gobernador de la isla, Alejandro García Padilla, el jueves.

El gobernador también trató de aclarar declaraciones publicadas recientemente por el diario The New York Times en las que dice creer que la deuda pública de Puerto Rico de 72.000 millones de dólares es impagable.

"Lo que estamos diciendo es, y pido que atiendan la oración completa, que con el nivel de crecimiento económico actual, la deuda no es pagable", dijo a los reporteros en alusión a los casi nueve años de recesión de la isla.

Estas fueron las primeras declaraciones públicas de García desde su discurso televisado del lunes, cuando anunció que trataría de prorrogar los pagos de la deuda.

García añadió que desea hablar con los acreedores sobre la forma de impulsar la economía con el dinero que se les debe para ayudar a generar suficientes ingresos para realizar pagos bajo nuevos términos.

"Cuando prestaban, sabían que había déficit", aseguró. "Por eso tenemos que llamarlos a la mesa de los sacrificios".

García se ha estado reuniendo esta semana con funcionarios gubernamentales, líderes empresariales, legisladores y sindicatos en un intento de crear un plan de reforma económica y fiscal de largo plazo que ayude al territorio estadounidense a salir de su crisis.

"Esto es un problema muy serio que tenemos que atender juntos", añadió. "La realidad no se le puede ocultar a la gente".

El gobernador dio a entender que en los próximos días anunciaría medidas adicionales para reducir costos y ayudar a revivir la economía.

El gobierno puertorriqueño podría buscar imponer permisos sin paga a sus empleados como una medida, de acuerdo con Sergio Marxuach, director de Política Pública en el Centro para una Nueva Economía, un comité de expertos con sede en Puerto Rico.

Pero tales esfuerzos para impulsar la economía también podrían perjudicarla, según Marxuach.

"Eso podría significar que (los trabajadores del gobierno) no tendrán el dinero suficiente ese mes para pagar sus hipotecas, o sus tarjetas de crédito o sus préstamos automotrices, por lo que eso tendrá un efecto adverso en las instituciones financieras, y finalmente, es su propio consumo", advirtió. "Los efectos podrían ser múltiples e importantes".

El gobierno de García presiona al Congreso de Estados Unidos para que permita a las autoridades de Puerto Rico y a sus agencias públicas a acogerse al Capítulo 9 de bancarrotas en caso de ser necesario. Los inversionistas se muestran cada vez más preocupados sobre las finanzas de varias agencias públicas.

La compañía de electricidad, aquejada de problemas, realizó el miércoles un pago de la deuda de 415 millones de dólares, pero para hacerlo se vio obligada a vender 128 millones de dólares en nuevos bonos.

Otras agencias también tienen pagos multimillonarios en puerta, y se desconoce si los van a realizar.

"Sin duda estamos entrando en terrenos desconocidos", dijo Vicente Feliciano, un economista en Puerto Rico.

___

Danica Coto está en Twitter como www.twitter.com/danicacoto